Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

La increíble animadversión a Setién

Con los números del cántabro jamás en el Betis hubo un técnico tan hostilmente tratado

Nunca he vivido una corriente de animadversión a entrenador alguno como veo la que rodea a Quique Setién. Ni siquiera a inútiles como Cayetano Re, Martim Francisco o Rosendo Hernández, entrenadores que nunca ganaban, se les atizó como se le atiza a Setién. Además, como ahora tenemos esa guarida de anónimos indeseables que insultan desde las redes sociales, pues la verdad es que al cántabro le dan fuerte, flojo y regular.

Y cuando más chirría la cosa, cuando menos encaja cuanto se le dedica al entrenador del Real Betis Balompié, es cuando se miran los números cosechados en un equipo que venía de una insufrible travesía del desierto. Una travesía más que vio su fin cierta noche de Reyes para confirmarse con una más que brillante sexta plaza. Bueno, pues ni siquiera entonces se le reconocía al cántabro un solo adarme en su lista de méritos, todo era recordarle la catástrofe copera con el Cádiz.

Incluso a los que nos sorprende tamaña animadversión nos llueven los ataques desde esas cloacas tan asociales. Es lo de menos, ya que son muchos los años soportando a imbéciles que antes por vía epistolar y ahora por esas sentinas tan desperdiciadas razonaban a insulto limpio. Nada de eso va a hacerme cambiar de opinión y menos porque el Betis se halle en el ominoso ecuador de la tabla con el plantillón que posee y con la cantidad de gol, claramente desperdiciado, que atesora.

Pero seguiré predicando en el desierto aguantando la vela que me corresponde, sólo esa. A mí me parece Setién un entrenador capacitado para imponer una filosofía de juego a un equipo y eso no se halla fácilmente en la nómina de entrenadores. Setién lo consiguió y los resultados respondieron hasta que dejaron de responderle. Por supuesto que los resultados han empeorado, pero al mismo ritmo que empeoró la plantilla a base de lesiones y deserciones. A ver al final...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios