Las dos orillas

josé Joaquín / león /

El invierno en Sevilla

HEMOS pasado del solsticio de invierno, que decía Torrijos, al turismo de Navidad, que dice Zoido. Los datos presentados sirvieron para avalar que había algo más que bombillitas. Cualquier paseante vio a chinos y japoneses haciéndose fotos delante de las luces de la Avenida o del árbol navideño de la Plaza Nueva, y eso sucedía porque los hoteles de cinco estrellas han estado al 100%. Obsérvese el matiz: los hoteles sevillanos estuvieron en la Navidad al 65% de ocupación, pero los de lujo se llenaron completamente. El turismo de Navidad de Sevilla no es de mochila y tente tieso, ni siquiera de crucero grande para pernoctar en el barco, sino de Alfonso XIII, Gran Meliá Colón, Barceló Renacimiento, EME Catedral, Palacio de Villapanés…

El turismo de Navidad en Sevilla es glamuroso, según parece. Aumentó un 10% en estancias, pero las visitas al Alcázar casi un 20%. Otro dato para el análisis triunfal, pues implica que es un turismo cultural y que no vienen sólo para quedarse extasiados ante el mapping. La Navidad ha consolidado a Sevilla como destino importantísimo para el turismo de invierno, como si fuera Sierra Nevada, y eso tiene mérito, más aún si valoramos que aquí no nieva, al menos como aquella nevada de 1954 que sólo hemos visto en fotos.

Siempre se ha promocionado a Sevilla como ciudad ideal para el turismo de primavera. La Semana Santa y la Feria, por supuesto. Y después, para el resto del año, quedaba el aliciente de la ciudad en sí misma, que no es poco, sino mucho. Pero sin estacionalidad. Quizá por eso, aquí, en cuanto se recoge el rey Baltasar y el arzobispo predica la función principal del Gran Poder, es como si dieran las doce campanadas de la Cuaresma. Es como si empezara esa primavera anticipada que algunos pregoneros han creído ver desde el mes de enero, como una aurora que presagia el amanecer de los días grandes para los que se prepara durante el resto del año.

Por consiguiente, esta eclosión del invierno en Sevilla resulta atípica, incluso distorsiona tópicos muy enraizados. El villancico versus la saeta. O el polvorón versus la torrija. Cada cosa tiene su tiempo, sí, pero aquí la primavera es la consagración de la eternidad de todo un año. Vender paquetes de turismo de invierno, no siendo esta una tierra de esquiadores, es muy bueno para la economía sevillana. Sin embargo, debe quedar muy claro que más adelante, en abril, vendrá lo mejor.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios