El tiempo Lo peor está por llegar: llega una segunda borrasca que dejará lluvias más fuertes

Quousque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

Cuando queriamos ser mejores

Nuestros abuelos ansiaban ser como los mejores. Hoy parece que nadie quiere serlo

La primera tarta de bodas de España fue el wedding-cake del enlace de Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia que hasta se trajo a los reposteros. Y como una lluvia fina fue empapando a todas las clases sociales. Tomar ejemplo de quienes están en la cúspide social, sea política, artística o científica, es una constante histórica. Llamamos jamón a nuestro españolísimo pernil que dejó de cortarse en tacos para servirlo en lonchas, a gusto de la reina Isabel de Farnesio, que adoraba el de su Parma natal. Aunque no todo arraigue, como demostró el anuncio de un café madrileño que decía: "En homenaje a S.M. la Reina, serviremos el Five O'clock Tea a las seis de la tarde, con chocolate, bizcochos y porras". Costumbre inglesa, por cierto, llevada a Londres por la portuguesa Catalina de Braganza, esposa de Carlos II y última reina católica de aquellas brumosas tierras.

El arte, la educación, la cultura, las buenas maneras o la moda han impregnado siempre a la sociedad gracias a aquellos a quienes se consideraba aristocracia en su significado más clásico. Los mejores. Fuera un plebeyo como Beau Brummell o el príncipe de Gales. Artistas, escritores o científicos. En todos los campos. Si hoy llamamos hortera a quien quiere parecer distinguido y se le nota que no lo es, es porque en una horterilla o fiambrera llevaban la comida los dependientes de los comercios del madrileño barrio de Salamanca que imitaban las formas y el habla de sus clientes, lo que resultaba grotesco para sus vecinos de los barrios del extrarradio.

Sin embargo, en esta sociedad actual, donde llaman música a cualquier ruido falto de ritmo y compás, literatura a las novelitas de consumo escritas por algún negro para gloria del famosillo de turno, escultura a un puñado de guijarros esparcidos en un barreño y arte a cualquier performance de fiesta de fin de curso, sería mucho pedir que nuestros líderes inspiraran a la ciudadanía. Más, cuando han tomado por bandera la ordinariez, a la que llaman naturalidad y el desparpajo zarzuelero que confunden con la cercanía, a la vez que han estigmatizado el usted, que es capaz de transmitir respeto, distancia o aprecio en función del momento, por un tuteo indiscriminado y grosero que no pondera canas ni galones. Y si los líderes no inspiran, ¿qué clase de liderazgo ejercen? Nuestros abuelos ansiaban ser como los mejores. Hoy parece que nadie quiere serlo. Nos ahogaremos en mediocridad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios