Sorteos Lotería Nacional, Bonoloto y Primitiva: resultados de este sábado 4 de febrero

Carlos Cala Bernal

¿Qué es eso del "pueblo"?

En una sociedad democrática la política está al servicio de la voluntad popular. Es así, pero esa voluntad es tan compleja, tan necesitada de interpretación como compleja es la realidad del "pueblo" al que continuamente -a veces hasta el hartazgo- se está haciendo referencia. Apelar al pueblo debería servir para abortar la discusión. Ocurre todo lo contrario, en cuanto se menciona y se insiste en él comienzan los desacuerdos, se impone la bronca. ¿Qué es el pueblo? ¿Eso que reflejan las encuestas, el supuestamente representado por los representantes, una realidad que desde lustros es atravesada por la globalización o es una unidad autárquica a salvo de toda interferencia? Probablemente sea todas esas cosas, o un poco de cada una, la suma de todas ellas. Para aclararlo están los procesos democráticos, que no son otra cosa que el modo de verificar de qué o de quién se está hablando. Porque eso del "pueblo", de entrada, es una realidad borrosa, algo que hay que elaborar; es más, es algo que se está elaborando permanentemente, y para eso está todo el trabajo de la representación, el debate, la discusión pública y los procedimientos institucionales que fijan sus contornos o los modifican y traducen en decisiones auténticamente democráticas. Es algo que no conviene olvidar: las instituciones nos protegen contra la demagógica y desgraciadamente cada vez más extendida, con todos esos partidos y sus líderes de populismo radical y extremo a izquierda y derecha, apelación al pueblo, lo representan y, en esa misma medida, recogen su pluralidad constitutiva y la complejidad de su voluntad. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios