Tribuna

Eduardo García

Vicepresidente de la Asociación para la movilidad personal ecológica de Sevilla (Ampes)

Movilidad urbana y responsabilidad social

El autor lamenta las limitaciones de potencia que impone Sevilla a los patinetes sin atender a la seguridad

En lugar de pedir perdón a los ciudadanos por sus graves errores técnicos y estratégicos, que han llevado a imponer en Sevilla la peor regulación de Europa sobre movilidad sostenible, el Delegado de Movilidad continúa con una huida hacia adelante convocando un concurso para empresas que limiten la seguridad de sus usuarios y de todos los ciudadanos.

En movilidad sostenible, a Sevilla la adelantan por la izquierda ciudades como Cádiz y por la derecha ciudades como Málaga o Granada, que han implementado políticas más ecológicas y eficaces.

En lugar de limitar la velocidad de los patinetes, que es lo sensato, han decidido limitar la potencia, que es lo que permite frenar al patinete. Con eso se provocarán graves accidentes y reclamaciones judiciales a las que deberá responder la Hacienda Pública del Ayuntamiento de Sevilla.

Un adulto en un patinete en Sevilla. Un adulto en un patinete en Sevilla.

Un adulto en un patinete en Sevilla. / José Manuel Vidal / EFE

La potencia es esencial para trayectos que impliquen desnivel, para transportar a usuarios de peso y para frenar, por lo que los países y las ciudades mantienen una potencia suficiente en sus regulaciones.Los sistemas de frenado de los vehículos de movilidad personal son muy eficaces porque frenan con el motor. Cuanta más potencia desarrollan menos espacio necesitan para frenar, por lo que a mayor potencia en la frenada, mayor seguridad se obtiene.

Esta mayor potencia de frenado no afecta a la estabilidad, dado que los vehículos de movilidad personal incorporan sistemas de freno anti-bloqueo (e-ABS).

Si alguien quiere saber qué empresas no deberían estar en la ciudad porque son tan irresponsables al presentarse como el propio ayuntamiento que las convoca, sólo tendrá que leer la prensa.

Las dos opciones que tienen para engañar a los ciudadanos son decir que 250 W (vatios) no afectan a la seguridad de los patinetes o la otra, más prudente, poner una etiqueta falsa y no dejar que nadie independiente inspeccione la potencia.

Estamos acostumbrados a que las multinacionales se muevan por la codicia, pero veremos que el Ayuntamiento, tras los accidentes que va a promover, dirá que los patinetes son muy peligrosos, cuando lo único peligroso para los sevillanos es el Ayuntamiento de Sevilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios