Provincia

Asisttel deja su residencia de Tomares pero ahora preocupa el servicio de ayuda a domicilio

  • La compañía es la adjudicataria en Dos Hermanas, Bormujos o El Palmar de Troya

  • Las plantillas ya habían sufrido retrasos en la nómina y carencia de material para su trabajo

Una trabajadora saca bolsas edificio de la residencia y de la unidad de estancia diurna de Asisttel en Tomares, ya desalojado. Una trabajadora saca bolsas edificio de la residencia y de la unidad de estancia diurna de Asisttel en Tomares, ya desalojado.

Una trabajadora saca bolsas edificio de la residencia y de la unidad de estancia diurna de Asisttel en Tomares, ya desalojado. / Juan Carlos Muñoz

Tal y como estaba previsto, la empresa Asisttel tuvo que abandonar del todo el edificio de la Avenida Reina Sofía de Tomares, en el que tenía su residencia de mayores y la unidad de estancia diurna, durante el pasado fin de semana, cumpliendo así con la orden de desalojo por el impago del alquiler desde mediados de 2019. El plazo acabó el pasado lunes y el administrador concursal no logró finalmente una nueva prórroga, según fuentes de la plantilla.

De los últimos 21 residentes, el grupo más importante, de 14 personas, fue trasladado el sábado a la residencia Orpea, en Bormujos, acompañados por trabajadores, con sus expedientes y sus efectos personales. Allí les esperaban también sus familiares, para el ingreso. Los días previos, otros dos fueron reubicados en un centro de la Avenida de la Palmera, en la capital, y otros han ido a centros de otros municipios, más cercanos a donde viven sus familiares.

El personal está ahora a la espera de que se le comunique a cuántas personas se les podrá reubicar en los servicios de ayuda a domicilio que también presta la compañía y cuántas se verán abocadas al Expediente de Regulación de Empleo por fin de actividad. En cualquier caso, un portavoz de la plantilla traslada que, al margen de la incertidumbre por el futuro, han vivido lo ocurrido con una sensación de "impotencia, frustración y preocupación", por la separación de los mayores: "la residencia era su casa para todos ellos", insisten.

No obstante, la situación económica de Asisttel no preocupa sólo ya por lo que ha ocurrido con la residencia y el centro de día que gestionaba en Tomares, sino porque tienen adjudicado también el servicio municipal de ayuda a domicilio en varios municipios de la provincia, entre ellos, Dos Hermanas, Bormujos o El Palmar de Troya.

El administrador habría trasladado a los auxiliares de ayuda a domicilio que el pago de nóminas está garantizado

El responsable de Ayuda a Domicilio de CCOO en Sevilla, Sandro Moreno, ha confirmado que al frente de esta línea de la empresa está también ya un administrador concursal. El temor es que los posibles problemas de liquidez por la situación conlleven retrasos en los pagos a los auxiliares, con sueldos pequeños en la mayoría de los casos.

En Bormujos ya hubo algunos problemas de ese tipo a finales del año pasado, por los que hubo incluso concentraciones de protesta. Fuentes de la plantilla señalan que la semana pasada ya se les aseguró que, a pesar de la situación, no iban a tener en ningún momento problemas para cobrar las nóminas.

En este Ayuntamiento el contrato expira ahora y hay en marcha un nuevo concurso para adjudicarlo. Está previsto que el procedimiento para abrir y estudiar las ofertas, puntuarlas y hacer una propuesta de adjudicación se inicie el próximo jueves. Han concurrido 12, entre ellas Asisttel, para continuar.

Fuentes municipales precisan que si se produjera cualquier despido en Asisttel se haría un contrato de urgencia hasta que se adjudique la licitación a otra empresa, para "salvaguardar" los contratos de las trabajadoras y el servicio en un "momento muy delicado para las personas mayores atendidas".

En Dos Hermanas, hace tan sólo unos días, el 10 de enero, el diputado de Adelante Ismael Sánchez denunció que los trabajadores, unos 300 y la mayoría de ellos mujeres, tenían que "desarrollar su trabajo" sin los equipos de protección necesarios frente al Covid-19 y que también realizaban más horas de que tienen contratadas, por lo que instaban a "fiscalizar" el trabajo de la empresa concesionaria.

En el caso de Dos Hermanas, el colectivo ya había presentado varias denuncias en la Inspección de Trabajo, en Riesgos Laborales y por registro del Ayuntamiento, según Sánchez.

Por su parte, fuentes del Ayuntamiento de El Palmar de Troya han confirmado que están al tanto de que la empresa que también tiene allí adjudicado el servicio está en concurso de acreedores. El responsable municipal de Servicios Sociales estaría intentando hablar con el administrador concursal designado, que sí habría contactado ya con la representante de la plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios