Provincia

Culminan las obras para reducir las inundaciones en la carretera que une Casariche y Badolatosa con la A-92

  • La Junta destaca que ha invertido 1,4 millones de euros en distintas obras en la Sierra Sur

  • También incide en que estas intervenciones son importantes para evitar la despoblación

El director general de infraestrucruras, la consejera de Fomento, el delegado del Gobierno de la Junta, el alcalde de Casariche y la delegada territorial de Fomento, en la zona de la intervención.

El director general de infraestrucruras, la consejera de Fomento, el delegado del Gobierno de la Junta, el alcalde de Casariche y la delegada territorial de Fomento, en la zona de la intervención. / M. G.

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha visitado este jueves los trabajos realizados para disminuir el riesgo de inundación de la carretera A-8325 y los accesos colindantes al casco urbano de Casariche, en la Sierra Sur de Sevilla. Tanto esta vía como las viviendas próximas a la misma se veían afectadas cada vez que se producían fuertes precipitaciones. La visita se ha realizado hoy para poder comprobar in situ que estas obras han resuelto los problemas de drenaje de una carretera que, además, es la principal ruta de este municipio y el vecino Badolatosa hacia la autovía A-92, según ha informado la Junta en un comunicado.

“Esta obra, que no supone un gran desembolso, sí es de un valor incalculable para los vecinos de Casariche, que a partir de ahora podrán transitar con más seguridad para la que es su salida natural hacia otras poblaciones”, ha trasladado Marifrán Carazo al alcalde, Basilio Carrión, que también ha estado presente.

El problema residía en un tramo de un kilómetro ya que los drenajes existentes no eran capaces de absorber y canalizar las escorrentías superficiales. Esa situación traía como consecuencia arrastres e inundaciones sobre la calzada, que se agravaban en el cruce de acceso al municipio por la calle Juan Besteiro donde, en época de fuertes aguaceros, el agua afectaba a varias viviendas cercanas.

El presupuesto de las mejoras ha sido de 47.325 euros, en los seis pasos salva cunetas de este tramo, a los que se les ha dotado de mayor sección hidráulica para impedir las retenciones de agua que se producían, vertiendo las mismas a la carretera, y así evacuar las escorrentías en mayor grado. Además, se han instalado en los salva cunetas rejillas con amplitud suficiente.

Inversión de 1,4 millones "contra la despoblación"

La consejera ha recordado además que estas actuaciones ayudan a combatir la despoblación en las zonas rurales. “Unas buenas comunicaciones también contribuyen a asentar territorios”, ha señalado Marifrán Carazo, que ha recordado que sólo en la comarca de la Sierra Sur se han invertido sólo este año 1,4 millones euros.

En concreto, 411.862 euros se han destinado a contratos menores para mejorar la seguridad vial; 538.000 euros a dos actuaciones de emergencia en el puente de la A-8128 de Kas Cabezas de San Juan a Montellano y en la A-363 de Morón a Pruna, mientras que otros 333.600 euros se han invertido en el repintado de casi 300 kilómetros de carreteras y 130.000 euros en el contrato de mantenimiento del firme de la A-360 de Alcalá de Guadaíra a Morón.

La carretera A-8325 constituye una de las conexiones principales de las poblaciones de Casariche y Badolatosa, con la autovía A-92 a la altura del punto kilométrico 113, ya que tiene continuidad con la carretera A-379. Por esta vía, de 9,7 kilómetros de longitud y un carril por sentido sin arcén, circulan cerca de 1.500 vehículos a día.

Además de la consejera y el alcalde, han estado presentes en la visita el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, Ricardo Sánchez; el director general de Infraestructuras, Enrique Catalina; y la delegada territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Patrimonio Histórico y Cultura, Susana Cayuelas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios