Minería

Cobre Las Cruces invierte 800.000 euros en reactivar los municipios del entorno

  • El objetivo de este programa es ayudar a las economías locales tras la pandemia

Planchas de cobre extraídas en CLC.

Planchas de cobre extraídas en CLC. / D. S.

El plan de reactivación económica puesto en marcha por la Fundación Cobre Las Cruces (CLC) para los municipios de su entorno enfila su recta final después de haber contribuido a la creación de nuevas empresas y construcción de nuevas infraestructuras para la comarca. El programa, aprobado en 2020 con una dotación de 800.000 euros, se desarrolla en colaboración con los ayuntamientos de la zona. Hasta la fecha, ha permitido la puesta en marcha de un programa de emprendimiento y captación de inversiones en Gerena y Guillena, gracias al cual se ha activado la creación de nuevas empresas y proyectos de ampliación de negocio en el ámbito de la salud, los servicios y el ocio. Las nuevas infraestructuras previstas en el plan se encuentran ya en su fase final de ejecución.

En Salteras, se espera completar las obras y equipamiento interior del edificio del nuevo teatro-auditorio en próximas fechas. Queda únicamente pendiente el acondicionamiento exterior. En La Algaba avanzan igualmente “a buen ritmo” los trabajos del nuevo espacio La Algaba Plaza, una zona para la cultura y las actividades sociales. Además, se ha completado la primera fase del programa de instalación de sistemas fotovoltaicos en los colegios y edificios públicos de Guillena, que de esta forma podrán autoabastecerse de energía limpia.

El plan de reactivación económica forma parte de los programas de desarrollo municipal que financia anualmente la Fundación CLC, con una inversión en la última década superior a los diez millones de euros. Su objetivo en esta última edición es ayudar a las economías locales a recuperarse de los efectos de la pandemia, al tiempo que se contribuye a fortalecer y diversificar el tejido productivo local.

La gerente de la Fundación, Ana Esther Pérez Aguilar, señaló que esta comarca “ofrece un gran potencial tanto por su localización como por sus características”, por lo que “el trabajo consiste en apoyar la generación de nuevas oportunidades económicas, propiciar que más empresas se instalen en la zona, mejorar la formación juvenil y también dotar a los pueblos de infraestructuras y servicios que permitan mejorar el bienestar de sus vecinos, con lo que se contribuye a evitar el despoblamiento rural”.

Desde que CLC comenzó a producir planchas de cobre en 2009, su influencia en la economía de la zona se ha ampliado hasta los 1.100 millones de euros de inversión ejecutada hasta la fecha y una media de 800 empleos directos (incluido el personal de contratas), además de 1.500 indirectos e inducidos, la mayor parte residentes de la zona.