Provincia

Detenido en Rumanía uno de los asesinos del joyero de Carmona

  • Es un joven rumano de 24 años que pretendía cruzar la frontera hacia Hungría con documentación falsa

  • Faltan por detener los otros dos criminales, que mataron a golpes al comerciante el 6 de agosto de 2018

El detenido, trasladado a los juzgados de Carmona. El detenido, trasladado a los juzgados de Carmona.

El detenido, trasladado a los juzgados de Carmona. / DGGC

La Policía rumana detuvo el pasado 31 de enero a uno de los presuntos asesinos del joyero Francisco Cintado, golpeado hasta la muerte en su joyería de Carmona la tarde del 6 de agosto de 2018. El detenido es un joven de nacionalidad rumana, de 24 años de edad, identificado mediante las iniciales I. I. Tras su arresto fue trasladado a España, donde la Guardia Civil se hizo cargo de él y lo ha puesto este jueves a disposición del juzgado de Carmona, que decretó su ingreso en prisión por los delitos de homicidio y otro de robo con violencia e intimidación. 

La Guardia Civil ha informado este jueves de que la detención se produjo en Rumanía, cuando pretendía cruzar la frontera hacia Hungría. En el momento del arresto, portaba documentación falsa. Sin embargo, fue identificado por la Policía rumana tras una exhaustiva inspección. Los agentes de este país comprobaron que sobre el sospechoso constaba una orden europea de detención emitida por la Guardia Civil tras el asesinato del joyero. 

Cintado fue encontrado muerto en su joyería la noche del 6 de agosto. Estaba maniatado junto a una caja fuerte y era prácticamente irreconocible, dada la cantidad de golpes que le habían propinado. Fue asesinado por tres delincuentes que pronto fueron identificados por la Guardia Civil gracias a las imágenes de las cámaras de seguridad, al trabajo de la Policía Científica y a las versiones de los testigos, que los vieron dirigirse a un coche cargados de objetos sustraídos.

Desde el principio los guardias civiles creyeron que los asesinos habían salido de España poco después del crimen. Siempre trabajaron con la hipótesis de que habían vuelto a Rumanía, su país de origen, y por eso lanzaron una orden europea de detención. También hicieron gestiones con el agregado de Interior de la Embajada de Rumanía en España y contactaron con la Policía de este país para darles las posibles pistas de los autores.

Este trabajo dio sus frutos el 31 de enero. Después de la detención se solicitó la extradición del detenido. La mañana de este jueves ha sido puesto a disposición del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Carmona, que ha decretado su ingreso en prisión. 

Faltan los otros dos autores del crimen por detener. La Guardia Civil los tiene plenamente identificados y, al igual que ha ocurrido en este caso, sobre ellos pesa la misma orden de detención internacional. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios