Provincia

La Diputación pondrá en marcha un Plan de Reactivación Económica con 200 millones de sus remanentes

  • Incluirá planes de empleo y nuevas ayudas a pymes y autónomos tras la crisis derivada del Covid-19

  • La supresión de la regla de gasto permite cambiar el destino de 60 millones en el presupuesto de 2021

  • Se refuerza la inversión en carreteras, ciclo hidráulico, infraestructuras digitales y lucha contra la exclusión

El presidente de la Diputación y la diputada de Hacienda, en el traslado del borrador de presupuestos a los portavoces de los grupos políticos. El presidente de la Diputación y la diputada de Hacienda, en el traslado del borrador de presupuestos a los portavoces de los grupos políticos.

El presidente de la Diputación y la diputada de Hacienda, en el traslado del borrador de presupuestos a los portavoces de los grupos políticos. / M. G.

La aprobación en el Congreso de los Diputados, el 20 de octubre, de la supresión de la regla de gasto y el uso excepcional de los remanentes de las administraciones locales, para que puedan hacer frente a los gastos extra por la Covid-19, permitirá finalmente a la Diputación de Sevilla aprobar un presupuesto mucho más expansivo y llevar a cabo un ambicioso plan de empleo y apoyo a los sectores más perjudicados por la crisis económica derivada de pandemia en 2021. 

Lo más novedoso es la puesta en marcha de un Plan de Reactivación Económica y Social de la Provincia de Sevilla al que se destinarán 200 millones de euros, la mayor parte de los remanentes o ahorros que la Diputación tenía hasta ahora inmovilizados en distintos bancos. Sólo el 20% de los mismos se reserva de momento para mantener la liquidez y poder responder ante otros imprevistos.

Según ha avanzado el presidente, Fernando Rodríguez Villalobos, el plan pivotará sobre dos ejes: las inversiones y el empleo. El 80% será gestionado por los ayuntamientos, de forma que con esos fondos puedan dar prioridad a los sectores más afectados por la crisis económica y distribuyéndolos de la forma que consideren más necesaria, según las circunstancias de cada cual. Como es habitual, el reparto se hará en función de la población, pero teniendo en cuenta elementos correctores, como la lejanía a zonas urbanas, el número de empresas o de parados.

Con el mismo plan, se podrán articular más ayudas a pequeños empresarios y autónomos, cuyos ingresos se hayan resentido por las medidas para atajar la crisis sanitaria, complementando a las que ya se han puesto en marcha desde la Diputación y los ayuntamientos. Había sido una de las demandas en las que coincidían los grupos de la oposición sobre el presupuesto.

Villalobos presentó este martes el borrador de este plan y el del nuevo presupuesto, ya modificado, al resto de grupos políticos, con los que aseguró que se estaba intentando negociar para que lo apoyasen. El objetivo es que el Plan de Reactivación Económica se apruebe en el Pleno el 11 de diciembre y el presupuesto, incluso antes, para que esté en vigor para el 1 de enero. En concreto, se llevará al un pleno extraordinario el 19 de noviembre.

Cambios en el presupuesto tras la aprobación en el Congreso

En el borrador de los Presupuestos Generales de la institución que se presentó a principios de octubre, por un total de 471,76 millones de euros (un 0,48% más o 2,2 millones en números absolutos) también hay cambios trascendentales. La supresión de la regla de gasto permitirá aumentar en casi 60 millones los gastos no financieros, es decir, de libre disposición, que antes sólo podrían ir a prestar dinero a los ayuntamientos o a pagar créditos que la Diputación ya no tiene.

Con ese "plus", según citó Villalobos, se reforzarán capítulos como la inversión en conservación y mantenimiento de carreteras (10 millones de euros); en vías urbanas singulares (5 millones); programas contra la exclusión social (otros 10); compra de vehículos de residuos sólidos urbanos (4,16); y ciclo hidráulico de agua (4,56 millones, de los que se beneficiarán sobre todo los municipios que siguen teniendo problemas de abastecimiento).

Se creará una oficina específica para gestionar los remanentes, para cuyo funcionamiento se reservan 1,2 millones

También irán a compra de material sanitario (2 millones); equipos de bomberos (2,5) y, en menor medida, a otros programas de lucha contra la violencia de género, prevención de riesgos psicosociales y mejora de polígonos industriales.

Por otro lado, destaca el aumento de las partidas para la sociedad digital Inpro, con 5,76 millones, y que permitirán, entre otras cosas, reforzar la cobertura en municipios que tienen en la actualidad problemas de caída de la red de internet, como ocurre en la Sierra Morena de Sevilla.

Otros 4,4 millones de euros los reserva la Diputación para intervenir en su propio patrimonio y hay también una partida adicional de 355.000 euros para seguir con el proceso de restauración de la Iglesia de la San Luis de los Franceses.

También hay una nueva partida de 1,2 millones de euros para el funcionamiento de una "oficina de Coordinación de los remanentes", que se va a crear.

El Plan Supera desparece y se mantiene el FEAR de forma prioritaria para los municipios con riesgo financiero

Según ha aclarado la directora del área de Hacienda, Inmaculada Muñoz, los remanentes se incorporan en un plan extraordinario y no en el propio presupuesto por la necesidad de cuadrar en éste ingresos y gastos del año, cuando ese ahorro es un histórico de la Diputación.

El Plan Supera, desaparece y se mantienen los FEAR

El presidente ha avanzado que estos cambios supondrán la eliminación del Plan Supera, las inversiones financieramente sostenibles que hasta ahora el Estado permitía hacer sólo con una pequeña parte del superávit. Sí se culminará la edición que ahora está en marcha, la número siete

Sí tendrán continuidad los FEAR (Fondos Extraordinarios de Anticipos Reintegrables), que la Diputación puso en marcha con esos fondos que no podía gastar libremente por la regla de gasto: los presta a coste cero a los ayuntamientos. Con menor cuantía, estarán abiertos a todos los municipios, por ejemplo para inversiones.

Aunque la prioridad con estos FEAR serán los que están en una situación de "riesgo financiero", porque mantienen deudas y remanentes negativos, sin ahorros con los que afrontar gastos extra. Se está a la espera de que el Gobierno central dé pautas, aunque el presidente considera que es importante ayudarles a convertir créditos a corto plazo en largo, para que puedan tener liquidez para un complicado día a día.

Tras la presentación de estos dos proyectos a los grupos de la oposición, el presidente ha insistido en que es una "mañana importante", porque por fin se puede hablar de un presupuesto sin la regla de gasto y contando con unos remanentes que la Diputación lleva años reclamando y que mantenían "encorsetadas sus cuentas".

Hay ahora "mucho más músculo inversor",  gracias a la situación saneada de la institución provincial, que va a permitir que esos ahorros se vuelquen en el que es el momento más delicado para la economía de la provincia. Según el presidente de la Diputación, pocos territorios del país podrán poner en marcha un plan con las cuantías que el que se está elaborando para la provincia de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios