Asesinato en Carmona

Guardias civiles de Madrid inspeccionan la joyería en la que se cometió el crimen

  • Los especialistas del Equipo Central de Inspecciones Oculares revisan minuciosamente la escena del crimen en busca de vestigios biológicos de los asesinos

Los agentes del Equipo Central de Inspecciones Ocultares (ECIO), desplazados desde Madrid, están ya inspeccionando la joyería en la que fue hallado muerto la noche de este lunes Francisco Cintado. Los guardias civiles llegados desde la capital de España han llegado al local sobre las cuatro de la tarde, han desplegado un toldo para impedir que desde fuera se pudiera ver su trabajo y han comenzado la inspección de la joyería.

Durante estos trabajos les han acompañado algunos agentes del equipo de Policía Judicial de Sevilla, con su comandante al frente. El ECIO está considerado como un equipo puntero en su materia profesional. El trabajo de estos guardias civiles está orientado a la obtención de vestigios biológicos, restos de tejidos o muestras que contengan ADN y huellas dactilares, entre otras pruebas. 

En una primera inspección, los agentes de la Policía Judicial de Sevilla vieron que en la joyería había signos de lucha y que los atracadores pudieran haber dejado muestras biológicas durante el atraco. Así, solicitaron la presencia de los especialistas de Madrid, que pueden estar en Carmona durante varios días realizando sus trabajos.

Los agentes de Criminalística se disponen a inspeccionar la joyería. Los agentes de Criminalística se disponen a inspeccionar la joyería.

Los agentes de Criminalística se disponen a inspeccionar la joyería. / Belén Vargas

Francisco Cintado murió tras recibir una brutal paliza. Estaba amordazado y atado a una silla. El hecho de que el crimen fuera a golpes indica a los investigadores la posibilidad de que el ADN de los asesinos se pudiera haber transferido al cuerpo de la víctima, así como a los muebles de la joyería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios