Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Provincia

La Universidad Loyola estará en obras en 5 meses con Luis Vidal como arquitecto

La Universidad Loyola de Andalucía podría tener licencia de obras ya para comenzar a trabajar sobre los suelos en Entrenúcleos a mediados de diciembre y tener los primeros edificios listos para la docencia de cara al curso 2015/2016. Son los plazos que baraja el Ayuntamiento de Dos Hermanas, una vez que el proyecto echó a andar, ayer, con la aprobación en el Pleno del pliego para adjudicar los terrenos: cuatro parcelas en el sector de la Ciudad del Conocimiento que suman 105.000 metros cuadrados, el equivalente a diez campos de fútbol, en los que se prevé una inversión 29 millones de euros y que harán de este espacio -la unión física entre Montequinto y el núcleo principal de Dos Hermanas, al que el pinchazo del ladrillo había dejado vacío- nuevo epicentro de la enseñanza superior en Andalucía. Muy cerca está la Universidad Pablo de Olavide.

A la vez que el concurso público -en el pliego se habla de universidad privada y la Loyola es la única de Andalucía, no se esperan más ofertas- se trabajará con los responsables del proyecto en el estudio detalle. El reto es que, superada la burocracia, las grúas lleguen de inmediato. No será difícil. La universidad de la Compañía de Jesús ha elegido ya arquitecto. Se trata de Luis Vidal, que firma la T-2 del aeropuerto londinense de Heathrow, conocido por su arquitectura funcional, que prima la eficacia, el ajustarse a presupuestos y plazos. En Sevilla, realizó el Campus de Palmas Altas, donde la Loyola ya imparte cursos y el puente sobre la SE-30 que le sirve de acceso. Es conocido de la casa.

El gobierno local socialista recibió ayer un borrador del proyecto, en el que se destaca además la permeabilidad de los edificios, con distintos accesos, y la austeridad. Hay tres grandes edificios de aularios. Los que alberguen los grados de Humanidades serán los más cercanos a la Hacienda de Doña María y los técnicos, al Parque Tecnológico. En mitad, una gran plaza, donde se ubicará la biblioteca (hacia donde está ya el Mercadona) y la capilla. Más allá habrá un gran edificio para servicios centrales y un eje comercial que incluirá tiendas, guardería, agencia de viajes y sucursales bancarias. Fuentes del gobierno local apuntaron que el área comercial es muy potente. En tres años la zona estará lista para acoger 2.500 alumnos y 150 profesores. Los suelos están calificados como docentes-educativos, sin una edificabilidad predeterminada y pueden albergar viviendas y complejos residenciales.

En el pliego se ha recogido que la cesión de estos suelos -después de dos años y seis meses de contactos, la Loyola no ha encontrado otros ya urbanizados, con esa extensión y públicos- sea por 75 años, el máximo que permite la ley. Deberá hacerse cargo del mantenimiento y reposición del mobiliario y las zonas verdes. Para facilitar la financiación, podrá hipotecar los suelos previa autorización del Ayuntamiento. Como contraprestación, la Universidad debe abonar 150.000 euros al año, que pueden ser en especie: becando a 15 vecinos que cumplan unos requisitos económicos y académicos que se fijarán entre las dos partes; asesorando al Ayuntamiento y cediéndole de forma temporal y gratuita espacios. El pliego también recoge el compromiso de colaboración con otras universidades y entidades en proyectos de interés para la zona.

Dada la importancia que el aterrizaje de la Universidad Loyola tiene para Dos Hermanas, el pliego se debatió y aprobó en un Pleno monográfico, en el que recibió el respaldo del PSOE y el PP. No el de IU, que defendió se debía haber luchado porque en estos suelos se asentara la Escuela de Peritos Agrícolas de la Hispalense, con la que se llegó a firmar un acuerdo, y censuró la apuesta por centros de "élite", como lo es el Hipódromo que queda cerca. La matrícula de Derecho costará 6.600 euros frente a los 800 de la pública.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios