Etapa 4

Vía de la Plata: Almadén de la Plata-El Real de la Jara

El camino avanza entre bellas dehesas. El camino avanza entre bellas dehesas.

El camino avanza entre bellas dehesas. / E.S.B.

La etapa que despide a Sevilla en la Vía de la Plata es la más bonita. Sin ser dura, tiene un punto exigente por un perfil muy irregular. En cambio, no es tan larga, aunque hay mucha gente que prefiere alcanzar Monesterio en la misma jornada.

Santa Olalla, al fondo. Santa Olalla, al fondo.

Santa Olalla, al fondo. / E.S.B.

El recorrido sale por la plaza de toros de Almadén, en la parte alta del pueblo, y prosigue entre un paisaje muy agradable. Cabe tener en cuenta que hay cruces a arroyos que pueden estar algo crecidos si llueve. Tras pasar por varias granjas de cerdos, el perfil comienza a ascender hasta la Colada de los Bonales con fuertes repechos. Las vistas desde arriba merecen la pena. Se pueden ver Real de la Jara y Santa Olalla del Cala.

El descenso es corto y abrupto por una pendiente de hierba y piedras. Hay que tener cuidado con la señalización en este punto. Finalmente, se alcanza un carril de tierra muy cómodo que avanzando entre encinares acaba llegando a Real de la Jara.

¿Cómo puede aprovechar este trazado un excursionista de un días? Saliendo de Real de la Jara o Almadén, teniendo siempre en cuenta que la distancia de ida habrá que recorrerla después de vuelta. Dado que no es larga, se puede hacer al completo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios