Provincia

La falta de antecedentes ha librado a otros cargos electos de entrar en la cárcel

Justo Padilla es el primer ex alcalde Sevilla que entra en la cárcel ya cumpliendo condena firme por asuntos relacionados con su gestión, aunque no es el primero, ni el único, que tiene condenas de cárcel, incluso por casos mucho más espinosos de cara a la opinión pública. Entre los alcaldes que tienen condenas de cárcel está Julio Álvarez, primer edil en La Puebla del Río hasta 2011 por el PSOE. Ese año fue condenado a tres años de prisión por un delito de malversación de caudales públicos, al haber gastado más de 6.000 euros con el teléfono móvil oficial del Ayuntamiento para llamar a una vecina de la localidad. El TSJA rebajó después la pena año y medio. Consideró la "dilación en la administración de la justicia" y eso le ha librado de entrar en la cárcel, aunque está inhabilitado para cargo público. El TSJA también rebajó la condena a otro edil que le ayudó a falsear facturas y le encubrió. La entrada en prisión de Álvarez se suspendió condicionada a que no cometiera delito en los tres años siguientes.

Este mismo año ha sido condenado el ex alcalde de Camas, Agustín Pavón (IU), y dos concejales de su gobierno del PP y del PA, por el intento de soborno a otra edil para desbloquear un asunto urbanísticos. El fallo fue ratificado por el TSJA, pero al ser de sólo a 14 meses de cárcel y como estas personas carecen de antecedentes tampoco tendrán que ingresar.

Más recientemente, el ex alcalde de IU de La Algaba, José Luis Vega, ha sido condenado a dos años y medio de cárcel por un delito de cohecho al exigir, supuestamente, 60.000 euros por otorgar unas licencias. Esa pena sí implicaría entrar en prisión, pero el caso está recurrido. A veces, los jueces sustituyen esa pena inferior a los dos años por multas. En otras ocasiones, se considera que la inhabilitación que conlleva ya es suficiente castigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios