El Pueblo Más Bonito de Sevilla

Carmona, el cénit de Los Alcores

  • Los alcázares del Rey Don Pedro y de la Puerta de Sevilla presiden esta comarca y sirven de entrada a un monumental casco histórico

  • Las mejores imágenes de Carmona

La cúpula de la iglesia del Divino Salvador de Carmona a través de una ventana del Alcázar del Rey Don Pedro. La cúpula de la iglesia del Divino Salvador de Carmona a través de una ventana del Alcázar del Rey Don Pedro.

La cúpula de la iglesia del Divino Salvador de Carmona a través de una ventana del Alcázar del Rey Don Pedro. / Víctor Rodríguez

Cualquier camino que se escoja para llegar a Carmona es sinónimo de ascensión. Ir a Carmona es subir a Carmona. Su privilegiada posición en lo alto de la comarca de Los Alcores permite divisar desde sus muchos miradores más de una decena de pueblos en los días claros.

La localidad de Los Alcores resultó una de las ganadoras del concurso de pueblos más bonitos de la provincia de Sevilla. 28.768 votos la acreditaron como vencedora de esta encuesta que recibió en poco más de una semana más de 122.000 votos.

La Torre de la Pólvora, a 264 metros sobre el nivel mar en lo alto del Alcázar del Rey Don Pedro, es uno de esos lugares. Allí terminan muchos su visita al municipio. Un recorrido que se puede hacer en clave romana empezando en la otra punta de Carmona.

A poco más de dos kilómetros de esa torre está la necrópolis y el anfiteatro romano. La tumba de Servilia es el inicio de la Vía Augusta, que unía Carmona con Sevilla. Discurriendo por ella se encuentra el mausoleo romano, cerca de donde estaba el circo. Un poco más adelante, la iglesia de San Pedro, barroca y similar a la sevillana de San Luis de los Franceses. Frente a ella, el icono de la localidad: el Alcázar de la Puerta de Sevilla. El corazón de Carmona, que da la bienvenida al casco histórico y que permite desde su Torre del Oro divisar un mar casas blancas en las que destacan ocho torres: Molino de la Romera, San Felipe, San Pedro, San Bartolomé, el Salvador, Santa María, las Descalzas y Santiago.

Carmona romana

Un visitante en la Torre del Oro del Alcázar de la Puerta de Sevilla. Un visitante en la Torre del Oro del Alcázar de la Puerta de Sevilla.

Un visitante en la Torre del Oro del Alcázar de la Puerta de Sevilla. / Víctor Rodríguez

La calle Prim continúa con el Cardo Máximo de la Carmona romana, desembocando en la Plaza de San Fernando, antiguo foro. La calle Martín López conduce a los principales palacios y monumentos. Demuestra que es cierta la afirmación que hace Ramón Gavira, delegado de turismo: "Tenemos uno de los cascos históricos mejor conservados y más amplios". Gavira, además, destaca la confluencia de dicha calle con la Prioral de Santa María y el convento de las Descalzas como su lugar "favorito". Dentro de la prioral, además de un coqueto museo en el que destacan pinturas de Zurbarán, está la Virgen de Gracia, patrona de la localidad. Su capilla destaca a pesar de las imponentes naves del templo.

La bifurcación de caminos a partir de este punto obliga a una difícil decisión: continuar hasta la majestuosa Puerta de Córdoba, con partes del siglo I después de Cristo; o hasta el histórico Alcázar del Rey Don Pedro, vecino del Parador de Turismo. Ambas opciones ofrecen vistas inmejorables de la campiña de Carmona, salpicada de municipios vecinos.

No obstante, Paula Moreno, directora de la Oficina de Turismo de Carmona, avisa: "No sólo tenemos piedra". El municipio, además de su vasto y bien conservado patrimonio material, se encarga constantemente de organizar actividades para dar vida a ese patrimonio y a los carmonenses. El Mes de la Tapa, que se desarrollará a partir del 4 de noviembre en más de una treintena de establecimientos, es buena prueba de ello. Estas iniciativas, sumadas a las tradiciones populares del pueblo, han contribuido a que Carmona haya recibido 70.000 visitantes en el último año, de los cuales la mitad fueron extranjeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios