sucesos sevilla

Cinco detenidos y un herido grave en un tiroteo en un bar de Villaverde del Río

Agente de la Guardia Civil

Agente de la Guardia Civil / GUARDIA CIVIL

Agentes del Equipo de Policía Judicial de Los Alcores, junto con el Puesto de Villaverde del Río de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, han detenido a cinco personas como presuntos autores de un delito de homicidio en grado de tentativa en relación con un tiroteo que ha tenido lugar en un bar de esta localidad sevillana.

En este sentido, la Guardia Civil fue alertada el pasado 26 de junio de una reyerta en la que una persona habría sufrido un disparo y, como consecuencia, se encontraba en estado grave. Los hechos ocurrieron sobre las 16:45 horas en un bar de la localidad de Villaverde, según detalla en un comunicado.

Los agentes de la Guardia Civil comprobaron que varios individuos habían entrado en el bar, portando uno de ellos una escopeta, "disparando a quemarropa varias veces sobre un varón de 35 años". Una vez recabadas las primeras informaciones aportadas por los testigos, los agentes hallaron indicios sobre los posibles autores, así como el vehículo utilizado.

Asimismo, se inició la búsqueda de posibles puntos en los que pudieran existir cámaras de seguridad que pudieran ayudar a la resolución del suceso. De este modo, tras obtener indicios suficientes de la autoría, se procedió a la detención de cinco personas, todos miembros de una misma familia -un padre y sus cuatro hijos varones, todos ellos mayores de edad-.

El herido tuvo que ser evacuado en helicóptero al Hospital Virgen Macarena de Sevilla, donde fue sometido a diversas operaciones de urgencia, y quedó ingresado en este centro sanitario por la gravedad de sus heridas.

Los agentes, tras el visionado de las imágenes, observaron cómo tras acercarse al bar un vehículo tipo SUV, bajaron del vehículo todos sus ocupantes, al mismo tiempo que la víctima salía del bar. "Los hombres que se bajaron del coche iban armados con palos y una escopeta; la víctima, al ser consciente de que iba a ser agredido, se defendió tirando botellines de cerveza que había en unas cajas junto a la puerta del bar, pero no pudo huir y recibió varios disparos".

La Guardia Civil ha destacado la colaboración ciudadana, en especial, la ayuda prestada por una mujer que se identificó como enfermera y pudo controlar el sangrado de la herida de la víctima.

Por su parte, la autoridad judicial ha determinado el ingreso en prisión de los presuntos autores. Los agentes procedieron también al registro del domicilio en que el residen esas cinco personas y obtuvieron diversas prendas de vestir que coincidían con las que llevaban puestas en el momento del tiroteo. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios