La evolución de la deuda viva desde 2012

Catorce ayuntamientos sevillanos logran poner su deuda bancaria a cero

  • Los créditos sólo han aumentado en 15 municipios desde que se ejecutó el Plan de Pago a Proveedores

  • En algunos casos, los créditos que se deben ahora son del programa FEAR de la Diputación, por el que no se cobran intereses 

El Ayuntamiento de Aznalcázar, uno de los que cerraron 2018 sin deber dinero a bancos ni a otras administraciones. El Ayuntamiento de Aznalcázar, uno de los que cerraron 2018 sin deber dinero a bancos ni a otras administraciones.

El Ayuntamiento de Aznalcázar, uno de los que cerraron 2018 sin deber dinero a bancos ni a otras administraciones. / D S.

Uno de los argumentos de los alcaldes y del presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, para exigir que se flexibilicen la regla de gasto y las condiciones en las que los municipios pueden realizar inversiones con el superávit que logran, es que los ayuntamientos son la administración que más ha reducido su deuda.

En lo que respecta a deuda viva –la que se tiene con bancos u otras administraciones por préstamos de fondos– ha bajado en más de un 45% en el conjunto de las corporaciones sevillanas desde 2012, cuando alcanzó su pico, porque el Estado obligó a pedir créditos para pagar las facturas con empresas suministradores, el conocido como Plan de Pago a Proveedores, que también fuerza a que el ahorro se destine a cancelar créditos.

Poniendo el foco en la evolución de cada uno de los ayuntamientos, se corrobora esa reducción de deuda. En concreto, ha bajado en 90 de los 105 ayuntamientos, todavía sin datos desagregados de El Palmar de Troya. También en el de la capital, que tiene casi un 42% menos de deuda que en 2012, un total 279 millones a 31 de diciembre pasado.

Si en 2012, sólo cuatro municipios tenían su deuda viva a cero, ahora son 17 los que no deben nada a bancos y ni a otras administraciones. Los que han logrado poner su contador a cero son Arahal, Aznalcázar, Benacazón, Castilleja de la Cuesta, Castilleja del Campo, Constantina, Estepa, Lora del Río, La Luisiana, El Madroño, Paradas, El Pedroso, Salteras y Tocina.

Ya lo tenían a cero, pero han logrado mantenerlo: Alcolea del Río, El Ronquillo, Villanueva de San Juan.

Destacado es el caso de La Rinconada, que no tenía deuda con proveedores y no tuvo que acogerse a ese plan en 2012, con deuda viva a cero. Ahora, aunque es uno de los que teóricamente la han incrementado, debe poco más de 300.000 euros, pese a ser uno de los que más inversiones afronta, con casi 40.000 habitantes.

Entre los 15 ayuntamientos que sí han aumentado su deuda viva a contracorriente, está Guillena, en más del 200%. Pero el concejal Antonio Garrido (PSOE) matiza esos datos. Así, señala que el incremento se debe a que en la liquidación de 2017 la interventora municipal, siguiendo indicaciones de Hacienda, imputó al Consistorio la deuda de una empresa municipal en concurso de acreedores, Diprasa.

Con posterioridad, otra técnico justificó que esa deuda no era imputable al Ayuntamiento y que el concurso de acreedores fue declarado no culposo, con lo que el Consistorio confía en cerrar este año con una deuda de 1,6 millones de euros. Sin esos datos, la deuda viva se habría reducido en un 50%, insiste.

También ha aumentado su deuda viva el Ayuntamiento de Burguillos, aunque, según su alcalde, Domingo Delgado (PP), no se ha debido tanto a los créditos bancarios, que se han ido pagando, como a los Fondos Extraordinarios de Anticipos Reintegrables (FEAR) de la Diputación, préstamos a los que los ayuntamientos están acudiendo como alternativa a los bancos, porque son a coste cero. Es decir, hay que devolverlos pero no se pagan intereses.

En el caso de Burguillos, se han pedido, fundamentalmente, para afrontar pagos por sentencias judiciales firmes. El regidor avanza que en la nueva convocatoria de los FEAR, que se aprobará en el Pleno de la Diputación el lunes, se volverán a solicitar para afrontar la deuda con la Seguridad Social, que es de unos dos millones de euros y que no aparece en estos datos de deuda viva.

La deuda que aparece en estas tablas puede deberse también a esos FEAR que han pedido bastantes ayuntamientos. Inicialmente, se solicitaban sobre todo para afrontar problemas de liquidez. Pero también hay una línea para inversiones, entre otras.

Los planes de ajuste han obligado estos años a destinar el ahorro a saldar créditos

Los otros ayuntamientos que tienen más deuda ahora que cuando se hizo el plan de pago a proveedores son La Algaba (0,32% más), Almensilla (un 58% más);Carrión (73%); Gilena (76%);Marinaleda (casi un 5%); Montellano (40%); Las Navas (donde sube en un 841%, pero en total son poco más de 500.000 euros);Los Palacios (38%); Pilas (104%);Santiponce (6,57%); Umbrete (66%);y Villanueva del Río y Minas (161%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios