Análisis

Betis, un crecimiento virtual

  • El aumento del valor de la plantilla en las últimas cuatro temporadas se traduce, hasta el momento, en una simple clasificación europea

  • La figura de Serra Ferrer resultó clave en el punto de inflexión

Alexis, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, en la presentación de Borja Iglesias. Alexis, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, en la presentación de Borja Iglesias.

Alexis, Ángel Haro y José Miguel López Catalán, en la presentación de Borja Iglesias. / Pepo Herrera /Efe (Sevilla)

El crecimiento real de un club de fútbol se refleja en su trayectoria (ciclos de temporadas), en los objetivos cumplidos (clasificaciones europeas) y en lo más importante, finales y, sobre todo, títulos que brillen en las vitrinas. El crecimiento del valor de la plantilla va asociado al fútbol virtual, ya que eso no garantiza que se cumpla la meta prevista, ni que siempre se refleje en el terreno de juego ni en la clasificación.

"Somos quintos en transfermarkt en valor de la plantilla", expresó el presidente del Betis el pasado martes en Canal Sur, y el miércoles fue el vicepresidente, haciendo mención a la misma web (ésta existe desde el año 2000), el que mostraba su orgullo por el crecimiento del valor de la plantilla (casi 300 millones de euros), lo que invita a una reflexión: el objetivo del Betis debe ser quedar quinto. Pero más allá de la quinta plaza, el mensaje lanzado desde Heliópolis es volver a Europa, cuando meses atrás no se veía como un drama no jugar otra vez por el Viejo Continente.

Un décimo puesto, un decimoquinto, un sexto y otro décimo, en las últimas cuatro campañas

De momento, ese crecimiento del valor de la plantilla bien corresponde, según los datos objetivos, a un incremento virtual en forma de resultados deportivos. La progresión en las últimas cuatro temporadas del valor de la plantilla del Betis es evidente, con cada vez más recursos económicos, pero eso, traducido al terreno de juego, corresponde a un décimo puesto (15-16), un decimoquinto (16-17), una clasificación europea (17-18) y otro décimo (18-19, mismo sitio que en la 15-16 y con una inversión mayor), a la espera de ver qué sucede esta campaña. En resumen, una clasificación europea en cuatro temporadas, algo que ya hizo, por ejemplo, el Betis de Pepe Mel en la temporada 12-13 con una plantilla con un valor de mercado de 51,40 millones de euros, de muchísimo menos, pues, que en este ciclo actual.

Trayectoria liguera del Betis desde 1994 hasta hoy. Trayectoria liguera del Betis desde 1994 hasta hoy.

Trayectoria liguera del Betis desde 1994 hasta hoy. / Dpto. de Inforgrafía

Y en el análisis no se puede obviar un aspecto fundamental. El crecimiento del valor de la plantilla tiene su punto de inflexión con la llegada de Lorenzo Serra Ferrer (persona que siempre trajo éxito cuando estuvo en la entidad heliopolitana), con un cambio brutal a mejor para no dejar ni rastro de las planificaciones de Eduardo Maciá y, sobre todo, de Miguel Torrecilla.

El Betis de Mel, en el curso 12-13 y con un plantel muy inferior, ya logró clasificación europea

Además, repasando la historia verdiblanca, la situación actual a nivel deportivo, a la espera de lo que acontezca esta campaña, no es de momento nada extraordinaria en comparación con otras épocas en el Betis a lo largo de su historia: alguna clasificación europea esporádica, algún derbi ganado, clasificaciones virtuales (transfermarkt)… amén de esa idiosincrasia asociada a factores alejados de un ADN competitivo y ganador del que sigue adoleciendo el seno de un Betis donde, a menudo, no siempre, el conformismo y la falta de autocrítica sigue imperando.

Serra no dejó ni rastro de las planificaciones de Maciá y Torrecilla, y con él llegó un salto de calidad

Un crecimiento virtual de un club donde un simple triunfo o el hecho de vender a un jugador para poder firmar a otro, en grandes operaciones (cosa que ya pasó en el Betis antes), se le sigue dando un valor de carácter extraordinario, cuando es lo más habitual en el mundo del fútbol. Un crecimiento virtual que será real cuando el Betis sea un asiduo en Europa, juegue finales y lo más importante: vuelva a abrir sus vitrinas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios