Real Betis

Betis: Escrutando al incómodo Sparta de Praga de Priske

Brian Priske celebra un triunfo con sus aficionados en el Generali Stadium.

Brian Priske celebra un triunfo con sus aficionados en el Generali Stadium. / VLASTIMIL VACEK / Efe

El Betis tiene una cita muy importante este jueves ante el Athletic Club Sparta Praga de cara a conseguir ese primer puesto del Grupo C para evitar el tener que jugar el play off contra un rival caído de la Liga de Campeones.

La cita ha levantado una gran expectación entre la afición del cuadro praguense, que llenará el Generali Stadium, con la presencia de más de veinte mil espectadores para apoyar a su equipo, que ya le creó bastantes problemas a los verdiblancos en el partido disputado en el Benito Villamarín y que acabó finalmente con victoria bética por 2-1. Ahora, los checos quieren aprovechar el hecho de jugar en su estadio y estar acostumbrados a disputar encuentros a bajas temperaturas (se espera -1 grado a la hora del partido, 18:45) para intentar doblegar a un equipo heliopolitano que deberá mostrar en el terreno de juego su superioridad en cuanto a calidad.

El Sparta de Praga es tercero de grupo con 4 puntos tras su última derrota en casa del Rangers por 2-1 y que situó a los escoceses segundos con 7 (el Betis es líder con 9), de ahí que se juegue su futuro en la competición ante los de Manuel Pellegrini. Brian Priske, técnico del Sparta, es consciente de ello y, tras la última victoria liguera ante el Zlín (2-0), participó con sus jugadores en una conjura en la zona donde se sitúan los aficionados más calientes. Ni la nieve que cayó durante el partido heló la ilusión de un cuadro que es líder de su liga con 41 puntos (dos por encima de su histórico rival, el Slavia de Praga) fruto de 13 victorias, dos empates y una sola derrota, con 40 goles a favor y sólo 11 en contra.

Los aficionados del Sparta en su visita al Benito Villamarín. Los aficionados del Sparta en su visita al Benito Villamarín.

Los aficionados del Sparta en su visita al Benito Villamarín. / Efe

Los de Priske son un equipo muy bien trabajado, con un 3-4-3 inamovible en el que prima la verticalidad en todo momento, como ya se vio en Heliópolis en el 0-1, por ejemplo, obra de Birmancevic tras un balón al espacio a la espalda de Marc Roca. De hecho, en lo que va de fase de grupos el Sparta tiene una media 13,8 disparos por partido y un acierto en el pase del 80,2% (datos de sofascore.com) como reflejo también de ese buen trato de balón que tiene desde atrás, zona en la que empieza a construir su fútbol.

Así, en el Sparta destacan los tres centrales (Krejci, Vitik y Panak), el centrocampista Qazim Laci y el delantero Haraslin dentro del bloque, un colectivo que convierte al Sparta en un rival incómodo y ante el que el Betis tendrá que evitar las pérdidas de balón en la creación del juego por la velocidad de sus contras e imponer juego para intentar obtener un resultado positivo de cara a conseguir ese objetivo de pasar como primero de grupo directamente a los octavos de final.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios