Girona-Betis | El uno por uno

La calidad arregla los defectos

  • Dos tantos a balón parado y una gran contra dan el triunfo al Betis en un ejercicio de fe dirigido por Lo Celso y Canales

  • La entrada de Feddal, un acierto

  • Lo peor, muchas pérdidas del balón

Canales se lleva el balón ante Aleix García. Canales se lleva el balón ante Aleix García.

Canales se lleva el balón ante Aleix García. / Antonio Pizarro

El análisis táctico del triunfo del Betis sobre el Girona llegó envuelto en forma de subidón final gracias a la fe, el carácter y la calidad individual que tiene la plantilla actual del cuadro verdiblanco. Insistir hasta el final para sumar tres valiosos puntos en un partido donde se vieron virtudes y defectos de un conjunto heliopolitano que tiró del balón parado y una contra de libro para imponerse a un rival que aprovechó la infinidad de pérdidas de balón de los verdiblancos (dos regalos, dos goles) para ponerse por delante en el marcador en una mala primera parte de los anfitriones, que sólo percutieron a los gerundenses en los cinco minutos posteriores al tanto inicial de Tello.

Análisis táctico. Análisis táctico.

Análisis táctico. / Dpto. de Infografía

Pero a la vuelta de la caseta, el Betis saltó al campo más enchufado hasta hacer un empate que fue anulado por fuera de juego. A raíz de ahí el Girona se volvió a sentir cómodo por su superioridad en el centro del campo, el incordio de Doumbia y, sobre todo, por la velocidad de Portu.

Los verdiblancos no tuvieron el balón, las pérdidas fueron constantes y el estilo de posesión no aparecía, pero sí la enorme calidad individual de varios futbolistas del plantel bético para ejecutar un sensacional contragolpe. Sanabria para Lo Celso, éste a Canales, que recortó a su defensor y se la pasó a Loren para que con un zapatazo batiese a Bono. Con el 2-2, el partido se volvió a equilibrar y Quique Setién acertó de lleno dando entrada a Feddal por Guardado y pasando a Javi García a su lugar natural.

El internacional marroquí resultó esencial salvando a su equipo del gol en dos ocasiones ante Doumbia y cortando muchos balones peligrosos en contraataques que intentaron los rojiblancos, que pese a todo siempre estuvieron metidos en un partido que, por momentos, fue una moneda al aire. Y entonces apareció Lo Celso para provocar un penalti claro que Canales, soberbio, no desaprovechó para que la balanza cayera del lado bético.

Defensa

Las pérdidas atrás fueron constantes. Mandi y Barragán no estuvieron finos en las entregas del balón, ni Pau en la portería, y así se pudo comprobar en los dos tantos del Girona. Sólo Bartra, que hizo un partido extraordinario, estuvo fino en el pase y sin contemplaciones a la hora de despejar. Igual que Feddal, que está otra vez recuperando su mejor versión y como en Anoeta jugó entre Mandi y Bartra –el catalán siempre pendiente de la velocidad de Portu y ayudando a Tello– para frenar a Doumbia.

Ataque

Las internadas y el gol de Tello, y una buena asistencia de Barragán a Sanabria que el paraguayo no aprovechó ante Bono fue el bagaje ofensivo del Betis en un mal primer tiempo. Ya en el segundo, aparecieron Lo Celso y Canales y el final fue otro. Loren le dio continuidad a su partido ante la Real Sociedad con otro buen tanto, y Sanabria fue cambiado por Sergio León, ovacionado al entrar.

Virtudes

Este Betis es un equipo unido, con fe, que cree hasta el final en la victoria y tiene mucha calidad en sus filas para buscarla, como se volvió a comprobar ayer ante los rojiblancos.

Talón de Aquiles

Las innumerables pérdidas de balón durante todo el partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios