Betis - Granada | Contracrónica Savia joven en un Betis con fe

  • Aitor Ruibal, Rodri, Lainez y Miranda siguen creciendo y tirando del carro de los verdiblancos 

  • Borja Iglesias provocó un subidón de alegría en el beticismo

Ruibal y Miranda abrazan a Borja Iglesias tras el primer tanto del Panda.

Ruibal y Miranda abrazan a Borja Iglesias tras el primer tanto del Panda. / Antonio Pizarro

Tremendo subidón el que se vivió anoche en Heliópolis y en los hogares y zonas donde los béticos vieron cómo su equipo, con el tanto de Borja Iglesias en el minuto 87, conseguían más de medio billete para jugar competición europea la próxima temporada.

Y eso que no estaba haciendo el Betis un partido brillante, en absoluto, muy espeso, pero fue entonces cuando entró la savia joven al campo, con Lainez y Rodri, para revitalizar el partido a favor de los verdiblancos de cara a conseguir una victoria de enorme valor, pues con estos tres puntos el cuadro de Pellegrini deja atrás a sus perseguidores más directos, supera al Villarreal en la clasificación para situarse sexto y se pone a dos puntos de una Real Sociedad, quinta, que en la próxima jornada tiene la complicada empresa de medirse al Atlético de Madrid.

Un paso de gigante de los heliopolitanos de cara a competir la próxima campaña en la Liga Europa que llegó con éxtasis, al final, como sabe mejor en este mundo del fútbol. La celebración de Joaquín en la grada fue un reflejo de cómo lo hubieran celebrado los aficionados del Betis de haber habido público en las gradas, con una gran emoción por estar muy cerca de ganar un partido en el que los de Pellegrini, en muchas fases del mismo, dieron la sensación de no ser un equipo que de verdad lucha por Europa. Poca intensidad, muchas imprecisiones y pérdidas de la pelota, con un doble pivote (Guido-William Carvalho) que firmó una pésima actuación, la mala entrega de Bartra a Bravo que aprovechó Machís para empatar... Pero en este Betis hay que creer, no deja nunca de tener fe, ésa que queda representada en Aitor Ruibal, todo pundonor, y en esos extraordinarios minutos de Diego Lainez y de Rodri, que fueron, junto a un Canales activadísimo en el tramo final del choque, los que guiaron al conjunto bético al triunfo.

El mexicano y el canterano lo hicieron todo bien, y llegó esa acción en la que el colegido Soto Grado entendió que hubo cesión de Gonalons al portero Aarón. En ese momento, y ante una oportunidad tan clara, el beticismo aguardaba expectante la resolución de una acción que acabó en júbilo con el segundo gol de Borja Iglesias. El Panda sumó, con los dos tantos de ayer, diez goles en los últimos 14 encuentros, mientras que sólo firmó cuatro en sus primeros 52 partidos como bético (@pedritonumeros), lo que refleja el estado de confianza de un delantero al que Pellegrini ha conseguido reactivar.

Un Ingeniero que acertó en los cambios para acabar ganándole la partida a Diego Martínez en un partido muy táctico del que los verdiblancos salieron vencedores. Un triunfo que supuso una inyección de vitalidad para un Betis que subido en esa inercia ganadora de 2021 va camino de certificar su objetivo, con la mente puesta en la Liga Europa. Y eso pasa por pensar ya en el encuentro del próximo jueves ante un Eibar que lucha por permanecer en Primera una temporada más. Otra cita importante para un Betis con carencias pero cuya fe en busca de la victoria es inquebrantable. Y con savia joven todavía más.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios