Betis - Real Sociedad | Los jugadores uno a uno

Javi García dio el equilibrio

  • Pau López sostuvo hasta que Quique Setién corrigió con la entrada del pivote

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Salió el Betis con ese once tipo que se le ha ido quedando a Quique Setién, con su elección de Francis por delante de Tello y Barragán como carrilero diestro, y el Betis más o menos controlaba el juego hasta que Guardado se quedó parado y pidió el cambio tras sentir un pinchazo. Dudó el banquillo verdiblanco en la elección del sustituto del mexicano e incluso envió a calentar a Sanabria y Boudebouz cuando la situación requería un recambio inmediato. Finalmente, Setién apostó por el franco-argelino y esa decisión le costaría al Betis un desequilibrio que únicamente se corrigió con la entrada de Javi García en la recta final del partido. Sólo desde ese momento, y pese a contar con ventaja desde el minuto 34, el equipo bético jugó a lo que más le convenía.

Hasta ese momento la Real Sociedad aprovechó su mejor posicionamiento para llegar una y otra vez al área de Pau López, que se erigió en la figura para sostener al equipo tras realizar varias intervenciones de mérito.

Defensa

Con la pérdida de control en la medular, acentuada tras la entrada de Boudebouz, la zaga verdiblanca no leyó cuándo debía dar el paso adelante para ayudar a William Carvalho, lo que generó numerosos espacios que fueron aprovechados por la Real Sociedad para contragolpear con peligro. Incluso el luso debió exigirse en una cobertura para frenar una carrera de Theo Hernández. Únicamente Sidnei pareció enchufado para que el Betis no pasara mayores apuros.

El cambio al 5-4-1 que ordenó Setién tras la entrada de Tello por Joaquín tampoco arregló el problema que sólo encontró una solución con Javi García. El murciano, por fin de pivote, equilibró al equipo y permitió que William Carvalho diera un paso adelante, lo que también repercutió en esa sensación de control en la parte final.

Mandi pugna con Willian José. Mandi pugna con Willian José.

Mandi pugna con Willian José. / Antonio Pizarro

Ataque

No pasa el Betis por su mejor momento de fútbol y eso se nota en la falta de continuidad en el juego. Sólo con los destellos de Lo Celso o William Carvalho, los únicos que movieron el balón con celeridad, el Betis generó alguna superioridad por las bandas para que Francis y Júnior, muy activos, llegasen a la línea de fondo.

Pero sin esa verticalidad necesaria y con un fútbol previsible, los verdiblancos apenas inquietaron a Moyà. El gol de la victoria llegó en un saque de esquina perfectamente ejecutado por Joaquín, con protesta incluida para que el defensor diera un paso atrás y así se ganaran los metros precisos para el lanzamiento.Ni Boudebouz ni luego Tello aportaron desequilibrio, con lo que Loren, que trabajó defensivamente, se quedó sin apenas presencia en el área rival.

Virtudes

El apoyo de la grada para lograr una victoria clave.

Talón de Aquiles

Sin control del juego ni verticalidad dejó muchos espacios que le pudieron costar caro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios