Betis-Valencia | Contracrónica Un Betis enrocado en perder

  • Marcelino le vuelve a ganar la partida a Setién

  • La afición, clara: "¡Estamos hasta los...!" y "¡Quique vete ya!"

  • El foco, sobre la inacción de la planta noble

Setién y Marcelino se saludan antes del aprtido. Setién y Marcelino se saludan antes del aprtido.

Setién y Marcelino se saludan antes del aprtido. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Vistió ayer el Betis una camiseta ajedrezada y perdió la partida. Perder, eso a lo que se han acostumbrado los verdiblancos en esta segunda vuelta de la temporada (3 victorias, 4 empates y 8 derrotas en los últimos 15 partidos oficiales).

Y ayer, en esa partida sobre el tablero del Benito Villamarín entre Quique Setién y Marcelino García Toral volvió a salir victorioso el entrenador asturiano, que siguió con su racha magnífica ante los heliopolitanos, y eso que al principio el preparador bético cambió el dibujo habitual intentando sorprender a su contrincante, y al menos durante los primeros veinte minutos, con Tello como principal pieza ofensiva, creó algo de peligro sobre la portería de un Valencia enrocado.

La batalla táctica estaba servida. Mucha igualdad y hasta parecía el Betis algo mejor que su rival, pero todo cambió con la lesión de Cheryshev, la entrada de Rodrigo y el pase a la banda izquierda de Guedes. Entonces, el Betis empezó a mover los peones uno a uno y a hacer lo que Marcelino dijo en la previa: los balones del Betis entre los centrales y el pivote y vuelta hacia atrás. Bartra para Mandi, Mandi para Guardado, éste para Bartra, Bartra para Feddal, apertura a Júnior y otra vez el balón atrás. Posesión estéril para que el Valencia de Marcelino, con sus perfiles y caballos y con Guedes, como reina, dio el primer golpe de autoridad a Setién. Diagonal del futbolista portugués del cuadro de Mestalla y aviso con el primer jaque de la noche.

Y de momento el público verdiblanco aguantó y no protestó. A la vuelta de la caseta la partida se reanudó con Marcelino siguiendo su cuaderno de apuntes habitual en busca de contragolpes para matar al Betis. Y así, otra vez Guedes, recibió solo desde la frontal del área para hacer el segundo y poner ya casi en jaque mate a los verdiblancos. 0-2 y momento para que la afición mostrara su malestar con un "¡estamos hasta los...!", escuchándose de nuevo, como el día del Getafe, el "¡Quique vete ya!". De nuevo, Marcelino esperó su oportunidad y cazó a Setién, que siguió con un estilo de posesión que sigue sin dar resultados. Ya con el segundo zarpazo del Valencia, Setién movió piezas y los verdiblancos se metieron en el partido con el gol de penalti de Lo Celso. Pero de nuevo, el Betis siguió sin tirar desde fuera del área y con continuas aperturas a las bandas, apareciendo las dos torres que el Valencia tiene en el eje de la zaga, como son Garay y Gabriel Paulista, para que el ganador de la partida fuera Marcelino.

Otra derrota de un Betis que en la planta noble sigue enrocado. La inacción de los que mandan sigue siendo total, da igual lo que grite la afición verdiblanca (ya estalló contra Setién el día del Getafe), y el resultado es ver cómo los de Heliópolis siguen desaprovechando oportunidades. Levante y Espanyol serán los tres próximos adversarios del cuadro heliopolitano, que sigue perdiendo partidas. La dinámica no cambia y la partida de ayer el Villamarín volvió a dictar sentencia. Un Betis ajedrezado y perdedor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios