Real Betis

La afición del Betis responde al precio de las entradas: la peor asistencia al Villamarín desde 2017

Frío ambiente en el Villamarín para recibir al Dinamo Zagreb. / Pedro J. González

El Betis cayó derrotado ante el Dinamo Zagreb en la ida de los playoffs de octavos de final de la Conference League. El conjunto verdiblanco, que cuajó un paupérrimo encuentro, se complica considerablemente el acceso a los octavos de final; la vuelta será la próxima semana en la capital croata. Además, el cuadro bético conoció la derrota delante de un Benito Villamarín excesivamente frío, pues el ambiente no estuvo a la altura de las circunstancias, en gran parte por la gestión del club, según explican los propios aficionados.

Si bien es cierto que el cartel del encuentro no era el más atractivo desde un principio, sobre todo por la decepción en Europa League, por ser el partido de ida y por el rival, la gestión de las entradas fue la puntilla para una hinchada que dijo "basta". Recapitulando los acontecimientos, el precio de activación de los abonos rondaba entre los 15 y los 20 euros, una cuantía que muchos socios no estaban dispuestos a pagar tras la eliminación de Europa League. Además, el plazo para activar el carnet concluyó ocho días antes del duelo, lo que también impidió a muchos habilitar su abono con más proximidad al encuentro.

Las imágenes del Betis - Dinamo de Zagreb Las imágenes del Betis - Dinamo de Zagreb

Las imágenes del Betis - Dinamo de Zagreb / Juan Carlos Muñoz

Una gestión ineficaz

También ha generado un gran malestar que se pusiera en marcha una promoción de entradas gratis -a cambio de donar sangre- al día siguiente de finalizar el plazo para los abonados. Es decir, los socios debían pagar su activación sin conocer que donando sangre podrían acudir de forma gratuita. Ya el lunes, el club puso en marcha una nueva campaña que permitía comprar tickets a 30 euros con el ID + PIN de abonado o a 40 euros con un código promocional, un intento que apenas cambió la situación.

El mismo día de partido, en una decisión desesperada, el Betis envió un SMS a sus abonados para comunicarles que podían comprar entradas a precio de activación -el mismo plazo que finalizó hace ocho días- en las taquillas del estadio, también sin éxito. De una forma u otra, la entidad verdiblanca no logró incentivar a sus hinchas para acudir a Heliópolis y el resultado fue francamente triste, pues únicamente acudieron 25.091 aficionados, la mitad de los 50.000 habituales.

Se trata de la peor entrada al Benito Villamarín en los últimos siete años, desde 2017, cuando sólo 22.271 aficionados presenciaron una derrota por 1-4 frente al Deportivo Alavés, en una decepcionante temporada que el equipo sevillano acabó decimoquinto en la clasificación. Desde la grada de Gol Sur se mostró una pancarta que rezaba: "Por llenar la caja, estadio vacío", en alusión al trato con las entradas. Sin duda, es momento de autocrítica en la planta noble de Heliópolis para impedir que esta imagen vuelve a producirse.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios