Betis - Villarreal | Nombres propios

De la energía de Aitor Ruibal a la vuelta del mejor Bartra

Aitor Ruibal lanza a portería ante Estupiñán con Parejo cerca. Aitor Ruibal lanza a portería ante Estupiñán con Parejo cerca.

Aitor Ruibal lanza a portería ante Estupiñán con Parejo cerca. / Antonio Pizarro

El Betis al fin encajó un primer golpe en frío como los buenos púgiles y acabó el partido de pie ante un buen equipo como el Villarreal de Unai Emery. No pudo culminar su reacción tras el golazo de Aitor Ruibal, que se está consolidando por su enérgico despliegue desde la derecha, pero mantuvo su solidez atrás en la segunda parte, en parte gracias a la vuelta de Marc Bartra al nivel que exhibió la temporada de su llegada a Heliópolis. También Guido Rodríguez ofreció seguridad por delante de una zaga más replegada que otras veces.

Aitor Ruibal

Si a su contagiosa energía añade ese golpeo de volea... Si el Betis ha mejorado como equipo en sus últimos partidos ante Osasuna y Villarreal, ha sido en parte por la notable aportación de Aitor Ruibal desde el costado derecho. Y es más preciso escribir “desde”, y no “en”, por el generoso despliegue del catalán, cuyas energías acaban contagiando al grupo. Quizás le faltó apoyar a Emerson en esa fase inicial en la que el Villarreal se hizo fuerte por esa zona, pero su trabajo de ida y vuelta da firmeza al equipo. Y llegada: su volea, con empeine exterior, fue fantástica. 

Marc Bartra

Que haya recuperado una línea de regularidad sería la mejor noticia detrás. Son sólo dos partidos, el de Pamplona y el de ayer, pero ya es un esperanzador cambio de tendencia para el Betis el que describe Marc Bartra, que se está pareciendo por fin al que cayó de pie hace dos temporadas, sin esas extrañas desconexiones que tan caras han costado. No hace falta tirar la línea tan arriba, claro que no.

Guido Rodríguez

Con la defensa más atrás es un buen cierre. El internacional argentino cuajó un partido serio, sobrio, que ayudó y mucho a neutralizar el juego en corto que tanto daño suelen hacer entre líneas los Triguero, Parejo e incluso Gerard Moreno, ayer sin tiempo ni espacio para lanzar a los llegadores, como acostumbra. Con la línea defensiva más atrás, como ahora, Guido es más Guido.

Nabil Fekir

Su egoísmo no se justifica con el punto de mira así. Ausente Canales, Fekir está haciendo por aparecer en más zonas del campo aunque su querencia es la banda derecha para sacar a pasear el látigo que tiene en la pierna izquierda. Ante el Villarreal volvió a tener un papel activo, comprometido, pero a veces pecó de egoísmo. Y si no afina en sus tiros, eso es pecado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios