real betis

De entradas y salidas

  • A la espera de la oficialidad por Boudebouz, el club continúa negociando por Javi García, quien no viajó con el Zenit

  • José Carlos, el primer descarte en salir

Ryad Boudebouz, el lunes, en su llegada a Sevilla. Ryad Boudebouz, el lunes, en su llegada a Sevilla.

Ryad Boudebouz, el lunes, en su llegada a Sevilla. / juan carlos vázquez

Comentarios 1

Tras siete fichajes ya confirmados y a poco más de diez días para iniciar el campeonato liguero, los movimientos son frenéticos en Heliópolis. De Boudebouz a Javi García; de José Carlos a Zozulya. De las entradas a las salidas. Continúa trabajando a destajo Lorenzo Serra Ferrer para perfilar una plantilla a la que todavía le faltan componentes.

Este martes era el día elegido para anunciar el fichaje de Boudebouz, después de que éste llegase en la noche del lunes y pasara por la mañana el reconocimiento médico. Pero no fue así. No debería haber problemas para que el franco-argelino se convierta en el octavo fichaje, aunque el intercambio de documentos con el Montpellier todavía no terminó anoche, de ahí que el club, ni tampoco Quique Setién cuando fue cuestionado en Córdoba, se pronunciasen sobre su llegada.

"Mucha prisa de volver a verte en los campos de la Liga, mi hermano", indicó Cedric Bakambu, delantero del Villarreal en las redes sociales, en lo que fue el primer recibimiento a Boudebouz, quien también continuó recibiendo las muestras de cariño de los aficionados béticos.

El siguiente nombre debería ser Javi García, aunque la negociación no está siendo sencilla. Tras dejar un acuerdo perfilado con el Zenit, al que el Betis pagaría 1,5 millones de euros, el club verdiblanco continuaba negociando con Javi García su contrato. La entidad heliopolitana le ofreció un contrato de cuatro años al murciano para compensar las altas cantidades a las que éste renunciaría para regresar a España, pero el acuerdo económico todavía no es total. Eso sí, las partes continuaban este martes intentando cerrar un acuerdo e incluso el centrocampista no fue convocado por el Zenit para el encuentro del campeonato ruso ante el Ural, en el que ya sí entró Kranevitter, la última incorporación para los de Mancini.

Pero no sólo se trabaja en las entradas en el club verdiblanco, sino que también se pretende acelerar el capítulo de salidas. El primero en abandonar los entrenamientos fue José Carlos, quien ya había conocido hace unos días la intención de Quique Setién de que saliera cedido. Así, el canterano se decidió por el Lorca de entre las propuestas de Segunda -Córdoba, Cádiz, Albacete- que tenía encima de la mesa, después de que una conversación con Curro Torres, entrenador del equipo murciano, lo terminara de convencer.

Los siguientes en la rampa de salida son Zozulya y Digard. El ucraniano, que venía participando en los amistosos de pretemporada, ya no se desplazó este martes a Córdoba y la intención del club es cerrar una cesión que permitiera liberar parte de su ficha, aunque no es sencillo. Con el francés, por su parte, los dirigentes pretenden acordar una rescisión, ya que sólo le queda un año de contrato y tras superar una grave lesión se antoja difícil buscarle una salida.

Otros jugadores como Nahuel, por quien está interesado el Barcelona B, Fabián o Narváez están a la espera de la opinión final de Setién, que podría decidir mantenerlos en la plantilla. Esa decisión, en principio, se tomará tras los amistosos de esta semana y también dependerá de las posibilidad que ofrezca el mercado para reforzar más al equipo bético, al que todavía faltan piezas.

De hecho, los técnicos, además de manejar alternativas por si fallase la opción de Javi García, también están pendientes a los movimientos de jugadores de ataque. Un delantero y un extremo serían las prioridades, aunque la disponibilidad económica y la fórmula con la que pueda realizarse el fichaje marcarán si finalmente llega más de un atacante a Heliópolis.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios