Real Madrid-Betis El Bernabéu es su talismán (0-0)

Rodrigo y Álex Moreno, durante el encuentro Rodrigo y Álex Moreno, durante el encuentro

Rodrigo y Álex Moreno, durante el encuentro / Joaquín Corchero

Cualquier espectador imparcial que observara la victoria del Betis ante el Celta no hubiera creído posible que los heliopolitanos salieran con vida en su visita alSantiago Bernabéu, pero el fútbol es imprevisible y este estadio parece talismán para los verdiblancos, que volvieron a sumar por tercer año seguido –dos triunfos y una igualada–. Con un ejercicio basado en la defensa, esa línea que Rubi reforzó con un elemento más por vez primera en esta temporada, el Betis sumó un punto de oro que le cambia el semblante justo antes de una cita como la del derbi y que refuerza la figura de su entrenador, muy cuestionado tras el inicio liguero.

Se le pedía al técnico que probase con un esquema distinto y éste escogió la visita al coliseo madridista para utilizarlo sobre el césped en un partido oficial. Con Bartra de nuevo como pivote, Mandi, Feddal ySidnei se colocaron en esa línea que recordaba a la de la pasada temporada y el cuadro verdiblanco presentó un equilibrio desconocido hasta el momento. El Madrid dispuso de alguna ocasión para desnivelar el marcador, una cuestión que se asume en cada visita al coliseo madridista, pero el despliegue, la confianza y la solidez que presentaron los hombres de Rubi no lo hizo parecerse a ese Betis timorato que había penado en sus salidas anteriores.

Incluso con el paso de los minutos, y con la autoestima elevándose al sentir la capacidad de mover la pelota ante un equipo que se jugaba ponerse como líder del campeonato, el Betis contabilizó llegadas al área de Courtois, sobre todo en acciones que tenían a Canales, Fekir o Álex Moreno como protagonistas.

Con Feddal como líder de la zaga, imperial el hispano-marroquí, los heliopolitanos apenas pasaron apuros con esos arreones individuales del Madrid, primero con Benzema y luego con Vinicius como actores, pero sin que tampoco Joel Robles fuera exigido a realizar paradas imposibles.

Pese a todo, al Betis le costó entrar en el partido. Con la presión alta ordenada por Zinedine Zidane, el Madrid encerró a los verdiblancos durante el primer cuarto de hora, pero sin apenas generar peligro real. Un disparo de Benzema al que respondió bien Joel Robles fue el único acercamiento con peligro de los merengues en ese tramo del partido en el que los verdiblancos se sentían incómodos.

Poco a poco, el Betis se fue soltando con la pelota. Una incursión de Álex Moreno que acabó en un pase atrás que Fekir remató a la primera y que se escapó por poco junto al poste izquierdo de Courtois presentó al Betis en el partido. A partir de ese momento, el duelo tuvo alternativas, sin demasiado trabajo para ambos porteros, aunque Joel debió responder a un duro disparo de Sergio Ramos tras dejada de Benzema, y Courtois a un intento de Loren desde lejos que el belga envió a saque de esquina.

Con Canales al mando, el Betis volvió a exhibir personalidad en el Bernabéu, ese estadio en el que había salido vencedor en sus dos últimas visitas. Únicamente las apariciones de Benzema y, en menor medida, de Hazard y Rodrygo, el tridente elegido por Zidane, lograba inquietar a la zaga bética, mientras que Fekir y Canales hacían lo propio en campo contrario.

Se esperaba una marcha más del Madrid tras el paso por los vestuarios, pero el toque de corneta blanco jamás se produjo ante un Bernabéu que asistía perplejo a ese ejercicio de impotencia de los suyos. Mérito del Betis, que se permitía el lujo de dominar el juego y plantarse en el área de Courtois, que debió intervenir para repeler un fuerte disparo de Álex Moreno.

También el Madrid dispuso de alguna clara oportunidad, como esa cabalgada de Mendy tras pase de Kroos en la que el lateral se plantó ante Joel, pero, mal perfilado, disparó al lateral de la red. No era la noche del Madrid y eso aumentaba la confianza bética para optar a una nueva proeza.

La tuvo en sus botas Fekir, tras un contragolpe llevado por Borja Iglesias, pero el disparo del francés encontró una perfecta respuesta en Courtois, más metido en su trabajo que en otros días.

Lógicamente, el Madrid lo intentó hasta el final, pero ni Vinicius está aliado con el gol ni Joel, pese al problema con las lentillas, ni Feddal iban a permitir que a los verdiblancos se les escapase ese punto con un sabor muy dulce. El postrero triunfo ante el Celta encontró continuidad con un excelente ejercicio defensivo en el Bernabéu, ese estadio que tan bien se le da al Betis en los últimos tiempos y que debe ser el punto de inflexión para que los verdiblancos comiencen su remontada en la Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios