alimentación

La dieta mediterránea frena la patología cardiovascular

  • El investigador Ramón Estruch presenta datos sobre el estudio Predimed

Ramón Estruch es asesor sénior del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del estudio Predimed. Ramón Estruch es asesor sénior del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del estudio Predimed.

Ramón Estruch es asesor sénior del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador del estudio Predimed. / m.g.

Durante el último Congreso Internacional de Frutos Secos que organiza la International Nut & Dried Fruit Council (INC), celebrado recientemente en Sevilla, el doctor Ramón Estruch, coordinador del estudio Predimed, presentó algunas evidencias sobre el impacto de la dieta mediterránea en la salud cardiovascular. "Nuestros resultados han demostrado que una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o con frutos secos reduce un 30% la incidencia de complicaciones cardiovasculares mayores", explicó el experto. Concretamente, en la rama del estudio que analizó el efecto de la dieta suplementada con frutos secos (nueces, almendras y avellanas) había una reducción de casi el 50% en ictus y accidente vascular cerebral.

Respecto al aumento de diabetes o sobrepeso en España, el experto cree que el problema principal es que "paulatinamente nos hemos ido alejando de la dieta mediterránea, reduciendo el consumo de pescado y verduras". Para Estruch, es importante que las verduras sean cuanto más frescas mejor, "limitando el consumo de carne y eligiendo el tipo de cocinado más saludable, minimizando los fritos". "En España creemos que comemos bien, pero la dieta no es saludable especialmente entre los más jóvenes", añade.

Respecto a los planes desarrollados por las administraciones sanitarias, el investigador apunta que "se están haciendo bien, pero podemos hacer mucho más". Así, explica que "parece que la obesidad en España se está frenando poco a poco, pero todos los implicados, medios de comunicación, administraciones y profesionales, debemos defender la dieta mediterránea".

En las relaciones con la industria, Estruch se muestra a favor de el acuerdo alcanzado este año entre el Gobierno y unas 1.500 empresas para reducir el contenido de azúcares refinados y sustituir grasas saturadas por otras más saludables. "El consumidor cada vez busca productos más saludables ya la industria le interesa desarrollarlos", apunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios