Salud y Bienestar

El 50% de las intoxicaciones por salmonela se producen en el hogar

  • La bacteria se multiplica cada 15 minutos en temperaturas de más de 20 grados · La prevención se basa en hábitos de limpieza e higiene al manipular el alimento

Con la llegada de las altas temperaturas aumentan los casos de toxiinfecciones alimentarias, sobre todo los causados por la bacteria Salmonella. En esta época del año, aumentan las noticias de casos ocurridos en establecimientos públicos, pero lo cierto es que más del 50% de las toxiinfecciones alimentarias se producen en el hogar. Por este motivo, es indispensable mantener unos correctos hábitos de higiene en la cocina. Si cuando compramos, transportamos, almacenamos y manipulamos alimentos no tomamos las precauciones necesarias, corremos el riesgo de ingerir en nuestro hogar alimentos contaminados. "Cuando la Salmonella llega a los alimentos, puede multiplicarse a una velocidad muy elevada en cualquier alimento, siempre que tenga unas condiciones adecuadas de tiempo y humedad; su número puede multiplicarse cada 15 o 20 minutos si la temperatura es superior a 20ºC", advierte José Juan Rodríguez, director del Observatorio de Seguridad Alimentaria de la UAB y miembro del Consejo Asesor del Instituto Silestone para la Higiene en la Cocina.

La Salmonella es una bacteria que se desarrolla en el intestino de los animales y se transmite a los alimentos, por lo que puede ser ingerida por las personas causando una infección llamada salmonelosis que se manifiesta en episodios de gastroenteritis aguda. Los principales alimentos implicados son las carnes, las aves de corral, la leche y los huevos y derivados (mayonesa, natillas…) Estos alimentos pueden contaminarse en origen y transmitir la contaminación por contacto al resto de alimentos. La mejor forma de evitar el contagio es, además de cocinar los alimentos, mantener unos correctos hábitos de higiene en la cocina. El Instituto Silestone aporta consejos prácticos y sencillos para evitar cualquier tipo de toxiinfección alimentaria en el hogar. A la hora de hacer la compra, elegir establecimientos de confianza.

Es importante examinar el aspecto externo del producto. Por ejemplo, elegir huevos limpios y libres de roturas de modo que, si la salmonella estuviera en la cáscara, no entraría en el huevo. Hay que comprobar que la etiqueta contenga toda la información referente a los ingredientes, las condiciones de conservación y la fecha de caducidad. Asimismo no se debe romper la cadena del frío, ya que a temperatura ambiente las bacterias se multiplican; ni mezclar alimentos crudos con alimentos cocinados para evitar la posible transmisión de microorganismos mediante la contaminación cruzada. La limpieza de los utensilios y superficies cada vez que se manipule un alimento diferente es clave, recordando que las manos del manipulador son un utensilio más. Por último cocinar los alimentos a altas temperaturas (más de 65 o 70 grados centígrados en el centro del producto), puesto que es el método de higienización más eficaz. Los controles sobre la industria permiten rebajar los brotes de toxiinfecciones alimentarias en un 10 o 20%. Mejorando los hábitos de higiene y manipulación de alimentos en el hogar, dichos brotes se verían reducidos hasta un 30 o 40%.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios