Nutrición

El aceite de oliva terapéutico

  • Un grupo de Investigadores del CSIC–Andalucía está desarrollando un aceite enriquecido que ha demostrado ser eficaz en la prevención de la diabetes

Los responsables del estudio Prediabole: José María Castellano, José Lapetra y José Manuel Santos. Los responsables del estudio Prediabole: José María Castellano, José Lapetra y José Manuel Santos.

Los responsables del estudio Prediabole: José María Castellano, José Lapetra y José Manuel Santos. / M.G.

Desde hace décadas se ha ido demostrando las propiedades beneficiosas que tiene el consumo regular de aceite de oliva, especialmente en sustitución de otras grasas menos saludables. Ahora, un proyecto de investigación andaluz ha ido un paso más allá para desarrollar un aceite de oliva enriquecido y probar su efecto terapéutico en la prevención de la diabetes tipo 2. Este nuevo tipo de aceite de oliva ha sido desarrollado por el Grupo de Compuestos Bioactivos, Nutrición y Salud del Instituto de la Grasa, centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Sevilla, y ha demostrado su utilidad como alimento funcional en la prevención de la Diabetes Mellitus de tipo 2. Se trata del aceite de oliva funcional enriquecido en ácido oleanólico, que ya cuenta con una patente de titularidad compartida entre el CSIC y el Servicio Andaluz de Salud.

La utilidad específica de este alimento funcional en la prevención de la Diabetes Mellitus de tipo 2 ha sido comprobada mediante el Estudio Prediabole, diseñado de forma conjunta por José María Castellano, investigador del IG y director del Grupo de Compuestos Bioactivos, Nutrición y Salud, y José Lapetra y José Manuel Santos, investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red en Obesidad y Nutrición (Ciberobn) del Instituto de Salud Carlos III). Este estudio, publicado en Diabetes, Obesity and Metabolism, demostró que el consumo del aceite de oliva enriquecido en ácido oleanólico puede reducir a la mitad el riesgo de desarrollar diabetes en individuos prediabéticos, es decir, aquellos con la glucemia basal alterada y tolerancia alterada a la glucosa.

Este nuevo alimento funcional “incorpora concentraciones terapéuticas de ácido oleanólico natural, obtenido con muy alta pureza a partir de la hoja de olivo, a través de un procedimiento también patentado en 2001 por el mismo grupo”, explica José María Castellano.

El consumo del aceite de oliva enriquecido en ácido oleanólico puede reducir a la mitad el riesgo de desarrollar diabetes

Además de la hoja del olivo, el ácido oleanólico se encuentra en la cutícula de la aceituna; no obstante, sólo una pequeña fracción pasa al aceite de oliva durante su elaboración. Al enriquecer el aceite con mayores cantidades del mencionado ácido, se obtiene un nuevo alimento funcional que abre las puertas a dietas personalizadas para combatir enfermedades crónicas degenerativas asociadas a la obesidad y al envejecimiento, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, y ciertos tipos de cáncer.

El Estudio Prediabole es un estudio clínico pionero, aleatorizado, doble ciego y controlado, desarrollado entre los años 2010 y 2018, con una estrecha coordinación con el Distrito Sanitario de Atención Primaria de Sevilla. En el ensayo han participado 176 individuos prediabéticos, reclutados entre la población asistida por 25 centros de salud del SAS en la ciudad de Sevilla. La intervención dietética consistió en la ingesta diaria, durante 30 meses, de 55 mililitros del aceite de oliva funcional enriquecido en ácido oleanólico, libremente distribuido entre las tres comidas principales. El resultado obtenido fue una reducción del riesgo relativo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 55%, en comparación con la ingesta del mismo aceite de oliva comercial sin enriquecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios