El Palquillo

La Madrugada transcurre sin incidentes y con poco público en las calles

  • La Macarena, la Esperanza de Triana y los Gitanos aceleran el regreso a sus templos.

La Macarena se reencuentra con los fieles. / Belén Vargas

Comentarios 1

La Madrugada, desde el fatídico 2000 la noche más frágil, se ha desarrollado sin incidentes. Las seis hermandades que han realizado sus estaciones de penitencia en la Catedral han discurrido con gran lucimiento por una calles que han presentado una cantidad de público similar a la del año pasado, muy por debajo todavía de lo que debe ser normal para la jornada en la que salen las imágenes más populares y con más devoción de Sevilla. A esta hora, las tres corporaciones de negro, el Silencio, el Gran Poder y el Calvario, se han recogido ya en sus templos; mientras que las tres de capa, la Macarena, la Esperanza de Triana, que ha recortado su recorrido y entrará diectamente por Pureza, y los Gitanos, van a una velocidad acelerada camino de sus iglesias por el riesgo de lluvia existente.

La Madrugada, como el año pasado, ha estado marcada por el importante dispositivo de seguridad que ha tomado las calles. Un gran número de agentes de Policía, tanto de uniforme como de paisano, han patrullado las calles para que todo discurriera con la normalidad debida. Sin sobresaltos. El Ayuntamiento ha extendido el blindaje puesto en marcha el año pasado a la calle Pureza y el Altozano, permitiendo que la Hermandad de la Esperanza de Triana tuviera una salida más ordenada que en otras ocasiones, aunque este aforamiento, como prácticamente todos, ha generado algunas críticas en las redes sociales.

El Cristo de las Tres Caídas por Reyes Católicos. / Pablo Morillo

La noche ha sido fresca, con una temperatura mínima que ha rondado los diez grados, y húmeda. Ha estado precedida de una jornada, la del Jueves Santo, marcada por la lluvia. Este hecho no es baladí, ya que en las cinco ocasiones que se han registrado incidentes, el calor y el tiempo soleado han sido la tónica, como se constató en los informes realizados el año pasado por el Ayuntamiento. La lluvia y el frío son como un filtro depurador que limpia la calles de personas que aprovechan la noche para todo menos para ver cofradías. La ley seca, tan acertadamente impuesta por el Ayuntamiento, también contribuye de manera importante a que el protagonismo sea exclusivo de las hermandades.

Las imágenes de El Calvario Las imágenes de El Calvario

Las imágenes de El Calvario / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

La Madrugada comenzó a medianoche con la salida de la Hermandad de la Macarena. La cruz de guía se puso puntual en la calle y pasó por primera vez por la recientemente inaugurada plaza que lleva el nombre de la hermandad. Los cambios practicados en el paso de palio de la Virgen de la Esperanza han contribuido de manera importante para que se mueva con más armonía. También ha sido muy alabada la altura dada a la cera de la candelería y el nuevo pollero, más ancho. Todo ello ha permitido llenar los espacios vacíos en un paso que tiene una anchura considerable.

Salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno de El Silencio

Tras la salida de la Macarena las emociones han comenzado a sucederse. Como si fuera un rosario de emociones. El público ha sido respetuoso en todo momento. Las hermandades han vuelto a realizar un gran esfuerzo para cumplir los horarios y dejar libre los cruces problemáticos, como el de la Macarena con el Silencio en la calle Trajano; el del Calvario con el Silencio en Alfonso XII; o el del Gran Poder y la Esperanza de Triana en San Pablo.

El Cristo de los Gitanos inicia su camino a la Catedral. / Joaquín Corchero

La noche también ha dejado varias estampas y sonidos novedosos. El Señor de la Salud de los Gitanos ha lucido de manera espléndida con la túnica bordada. Igualmente, la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso de la Hermandad del Gran Poder ha llamado poderosamente la atención con el pecherín bordado y el manto que le regaló Lopera, una de las mejores obras de bordado realizadas en las últimas décadas. En lo musical, la banda de cornetas y tambores de las Tres Caídas sorprendió con el guiño al centenario de la marcha Amarguras en la salida del misterio de la Esperanza de Triana.

El Gran Poder avanza por las calles de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

A pesar del éxito, la Madrugada está muy cogida con alfileres y necesita una profunda reforma que llegará, sin duda, el año próximo. Las cofradías tienen que hacer un gran esfuerzo para evitar los cruces, como el rodeo del Silencio, el Gran Poder o el Calvario, o el tremendo parón que sufre la Esperanza de Triana entre la calle O'Donnell y la Magdalena para dejar paso al Gran Poder. En los próximos meses se hablará mucho de si será necesario que la cofradía trianera alargue su recorrido antes de llegar a la Campana para evitar esta espera. Mientras tanto, las hermandades, el Consejo y el Ayuntamiento se pueden felicitar por cómo ha transcurrido la Madrugada, la noche más frágil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios