JMJ de Madrid 2011

  • Este agosto se cumplen diez años de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, donde fue protagonista el palio de la Hermandad de los Panaderos

Cuando Regla visitó Madrid

La Virgen de Regla junto a la fuente de la diosa Cibeles. La Virgen de Regla junto a la fuente de la diosa Cibeles.

La Virgen de Regla junto a la fuente de la diosa Cibeles.

Manuel Gómez

Escrito por

· Álvaro Ochoa

Casi 2 millones de jóvenes de todo el mundo se reunieron hace 10 años en Madrid para vivir la XXVI Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Del 16 al 21 de agosto de 2011 la capital de España vibró con el entusiasmo de la juventud y la presencia del papa Benedicto XVI, quien los llamó a permanecer Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe, tema de las jornadas. Fueron días de desbordado fervor que, vistos con el prisma de la pandemia aún presente, se recuerdan con nostalgia y esperanza por volver a repetirlos. La próxima JMJ será en Lisboa en 2023. Hasta entonces, es momento de restar días hasta el evento y contar años desde aquella semana memorable en Madrid en la que Sevilla fue protagonista.

La Virgen de Regla, titular de la Hermandad de los Panaderos, se trasladó desde su capilla de la calle Orfila hasta la iglesia del Carmen, cerca de la popular Puerta del Sol. Allí se celebró un triduo preparatorio para su participación en el Vía Crucis. Dicho culto fue presidido por el cardenal Amigo Vallejo, arzobispo emérito de Sevilla; Santiago Gómez Sierra, obispo auxiliar de Sevilla por aquel entonces; y por Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla hasta hace pocos meses. Desde allí partió a primera hora de la mañana del viernes 18 por la calle Alcalá camino de la Plaza de Cibeles. Allí se ubicaba su altar, que fue visitado por miles de fieles durante toda la jornada, que terminó ya de madrugada. Momento en que el palio sevillano acaparó todas la atención. Marchas como Virgen de la Encarnación Coronada, con canto del Ave María incluido, o Esperanza de Triana Coronada se conjuntaron con las nubes de incienso trasladando a los presentes al centro de la mariana ciudad de Sevilla.

Benedicto XVI se dio un baño de masas desde el papamóvil en cada desplazamiento que hizo por las calles. Benedicto XVI se dio un baño de masas desde el papamóvil en cada desplazamiento que hizo por las calles.

Benedicto XVI se dio un baño de masas desde el papamóvil en cada desplazamiento que hizo por las calles. / Manuel Gómez

El periplo de la Virgen de Regla en la capital de España finalizó el domingo 21 con una misa de acción de gracias y un besamanos extraordinario. La dolorosa de talla anónima tallada en el siglo XVII presentó sus mejores galas para este evento, siendo Mariano Martín Santonja el encargado de vestirla para la ocasión. La Virgen lució la corona de oro realizada por los Hermanos Delgado para la coronación canónica, y el manto, también confeccionado por este motivo, bordado por el propio Martín Santonja. El exorno floral fue responsabilidad de la Escuela Andaluza de Arte Floral, que buscó un diseño especial para la ocasión bajo la dirección y el diseño de Luis López Barreto, de la floristería Los Claveles. El palio lució jarras de formas cónicas rematadas con unas hojas liofilizadas blancas y laminadas con pan de oro que recordarán elementos de la Semana Santa. Tampoco faltó un elemento muy característico de la hermandad, como es el trigo que cada año porta la Virgen de Regla.

En aquel recordado Vía Crucis participaron otras imágenes cristíferas que gozan de gran devoción como La Santa Cena, de Murcia; Nuestro Padre Jesús en el Paso del Prendimiento, de Orihuela; el Gran Poder, de Madrid; Nuestro Padre Jesús de las Misericordias, de Jerez de la Frontera, el Cristo del Prendimiento, de Málaga; Jesús Despojado, de Granada; Jesús Nazareno, de Zamora; el Cristo de la Salud, de Cuenca; el Cristo de Medinaceli, de Madrid; el Cristo de la Caída, de Úbeda; el Cristo Yacente, de Segovia; El Nazareno, de León, el Cristo de Mena, de Málaga; y La Quinta Angustia, de Valladolid.

La Virgen de Regla en la iglesia del Carmen de Madrid. La Virgen de Regla en la iglesia del Carmen de Madrid.

La Virgen de Regla en la iglesia del Carmen de Madrid. / Manuel Gómez

La JMJ no acabó en Madrid para la dolorosa del Miércoles Santo, puesto que la huella panadera que dejó se materializó en una exposición para recordar lo vivido. La logia del Ayuntamiento acogió la muestra Sevilla y la Virgen de Regla en la JMJ. Monseñor Asenjo asistió a su inauguración e hizo balance de la presencia virginal en la cita: “Habéis hecho partícipe a la Semana Santa de Sevilla, la más hermosa de España, en este vía crucis que no se volverá a repetir. La ciudad tiene que estar agradecida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios