Plan de liberalización de la autopista

Fin al peaje de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz: Abertis activa el despido de los trabajadores

  • La empresa presenta un ERE que afecta a 140 empleados de las dos autopistas del grupo: la que une Sevilla y Cádiz y la que enlaza Tarragona, Valencia y Alicante

  • La medida afecta en el caso de Sevilla a 25 trabajadores pertenecientes al departamento de cobro de peajes en Las Cabezas de San Juan 

Abertis gestiona dos autopistas a nivel nacional, una de ellas la que conecta Sevilla y Cádiz. Abertis gestiona dos autopistas a nivel nacional, una de ellas la que conecta Sevilla y Cádiz.

Abertis gestiona dos autopistas a nivel nacional, una de ellas la que conecta Sevilla y Cádiz.

La eliminación del peaje de la autopista A-4 entre Sevilla y Cádiz beneficiará a miles de conductores pero también tendrá un previsible grupo de damnificados: los trabajadores que hasta ahora se encargaban de las labores de cobro de peaje, ya que la previsión es que el mantenimiento de la infraestructura se subrogue en el contrato de conservación que firme Fomento.

Así, Abertis acaba de anunciar que ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) para 140 trabajadores de las dos autopistas del grupo que el 31 de diciembre concluyen su contrato de concesión, dentro del programa para la liberalización del peaje y su retorno al Estado.

Se trata de la autopista AP-4 entre Sevilla y Cádiz y el tramo de la autopista AP-7 entre Tarragona, Valencia y Alicante. De esa cantidad, según ha informado este miércoles la compañía, el ERE afectaría a 25 trabajadores de la AP-4 dedicados al cobro de peajes en las Cabezas de San Juan y otros 115 en la AP-7. Fuentes sindicales elevan el número de puestos en riesgo en la AP-4 a 40, al incluir otra decena de empleados de oficinas adscritos al centro de trabajo de Las Cabezas de San Juan, donde se encuentran el peaje, las oficinas y la base de mantenimiento. 

Aumar, la filial de Abertis que tiene la concesión de las vías, ha comunicado ya el ERE a los trabajadores, con los que iniciará el preceptivo periodo de negociación.

Una vez que dejen de cobrar peaje, algo que ocurrirá a partir del 1 de enero de 2020, estas autopistas pasarán a formar parte de la red de carreteras del Estado de uso gratuito. En paralelo Fomento gestiona actualmente nueve autopistas de peaje, las que quebraron durante la crisis y tuvieron que ser rescatadas por el Estado.

"Sabíamos que este proceso iba a acabar en un ERE porque Fomento había decidido no prorrogar el peaje", ha señalado Juan Jesús Atienza, responsable del sector de autopistas de la Unión Sindical Obrera, sindicato que cuenta con un representante en el comité de empresa de la AP-4. Los otros cuatro delegados en el comité se reparten entre UGT y CCOO a partes iguales.

La plantilla de la AP-4 asciende a unos 60 trabajadores, la mayoría residentes en Las Cabezas y otros municipios adyacentes de la provincia de Sevilla, aunque una decena procede de Jerez, de donde fueron recolocados después del levantamiento de la otra barrera en mayo de 2005. Cabe recordar que el peaje entre Jerez y Cádiz fue asumido por la Junta de Andalucía tras firmar un convenio con la concesionaria por el que le ha abonado 10,8 millones de euros anuales.

Los afectados por el ERE extintivo serían 30 adscritos al cobro de peajes y otra decena que trabaja en las oficinas, según fuentes sindicales, aunque la empresa reduce la cifra a 25. Se salvarían los 16 trabajadores de mantenimiento y vialidad y otros cinco que se encargan del funcionamiento de los paneles de información de la autopistas, que serán subrogados por la contrata que asuma la conservación de la autopista una vez que la concesión revierta al Estado el 31 de diciembre. Precisamente, USO advirtió este martes del retraso que acumula la licitación del contrato de conservación.

Desde USO hay preocupación por el impacto social de los despidos, ya que el "50% de la plantilla se encuentra en la franja entre 40 y los 55 años", según ha indicado Atienza. En ese sentido, se confía en que se pueda recolocar a algunos de los afectados entre el personal de mantenimiento, ya que algunos de los miembros de este departamento están cercanos a la edad de jubilación.

Además, fuentes sindicales han señalado el convenio colectivo del área de autopistas de Abertis, la matriz de Aumar, recoge que en caso de ERE extintivo se aplicaría la indemnización correspondiente a despido improcedente, que implica el abono de 45 días por año trabajado hasta febrero de 2012, momento en el que entró en vigor la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, y 33 días a partir de ese momento.

Al afectar a tres comunidades autónomas y dos autopistas diferentes, la negociación del ERE se llevará a cabo a nivel estatal, aunque estarán presentes representantes del comité de la AP-4.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios