Adolfo J. López Gómez | Coordinador del Servicio de Ginecologia y Obstetricia de Quirón Sevilla “La embarazada no debe suponer un grupo de riesgo añadido a padecer Covid-19”

  • Los ginecólogos tranquilizan a las gestantes y extreman la protección en el posparto, aunque hoy no existe evidencia de paso placentario del virus al feto

El doctor Adolfo J. López, en un paritorio de la clínica donde trabaja. El doctor Adolfo J. López, en un paritorio de la clínica donde trabaja.

El doctor Adolfo J. López, en un paritorio de la clínica donde trabaja. / M. G.

Los efectos específicos del Covid-19 en las embarazadas son desconocidos. No existe experiencia alguna, lo que obliga estos días también a los ginecólogos a realizar “un estudio observacional en directo a marchas forzadas”. Yel doctor Adolfo José López  lanza un mensaje de tranquilidad a las gestantes. “La vida sigue a pesar del Covid-19”, apunta, aconsejando a estas mujeres que sigan las recomendaciones sanitarias y disfruten de su estado: “No les vamos a hacer sentir solas en ningún momento”.

–¿Es la embarazada grupo de riesgo?

–La embarazada no debe suponer un grupo de riesgo añadido a padecer la infección por coronavirus. Su  vulnerabilidad es parecida al resto de población. Dicho lo cual, el embarazo es de por sí un estado en el que se incrementan los factores sanguíneos de hipercoagulabilidad y de estrés, medidores que hemos observado se vienen acentuando también en la infección Covid, por lo que puede significar un factor de ensombrecimiento pronóstico que nos lleve a una vigilancia especial en caso de coexistir infección en embarazo.

–¿Y cuál es la situación actual?

–El embarazo debe seguir su curso normal y, por tanto, se mantienen las visitas de seguimiento regladas. Dicho esto, se ajustan a las imprescindibles para no sobreexponer a la paciente gestante, que sean las suficientes para un correcto diagnóstico y evolución prenatal del embarazo. Se está recomendando ya la protección con mascarillas y guantes para asistir a nuestras consultas, que además están ubicadas en centros externos al propio hospital.

–¿Cómo condiciona la infección el embarazo?

–Intentamos que afecte lo menos posible al seguimiento. Recientemente se han introducido algunos cambios en el manejo terapéutico de la embarazada con infección, como es la profilaxis con heparina en pacientes afectadas. Pero son actualizaciones que están continuamente modificándose a medida que tenemos nuevos datos.

–¿Se están realizando pruebas a la embarazada asintomática?

–La realidad es que no. La embarazada, al igual que otros tantos colectivos, será tributaria de la realización de test de PCR cuando estén sistematizados en la práctica clínica, algo que aún no ha llegado a generalizarse. Sólo se realiza a la embarazada sintomática o con alto riesgo por convivencia con un paciente positivo.

–Los protocolos de actuación son los mismos entonces. 

–El manejo hasta el diagnóstico es muy similar al resto de sospechosos por la infección, tanto en las medidas para su detección como aquellas dirigidas a su aislamiento y protección del personal sanitario y el entorno de la paciente.

–¿Se permite el acompañante en el paritorio?

–Siempre que sea su conviviente habitual, esté asintomático y se mantengan todas las medidas de protección recomendadas. Todo está supeditado así mismo a que la propia paciente esté clínicamente estable.

–¿Las visitas se restringen?

–Es lógico que en estas circunstancias estén limitadas a un solo acompañante y que naturalmente sea su conviviente.

–¿Ha asistido personalmente a algún parto con Covid positivo?

–Hasta la fecha en nuestro hospital se han atendido varios partos con alta sospecha de Covid cuyos test resultaron ser finalmente negativos. Afortunadamente ninguna incidencia digna de mención. Y en el contexto del embarazo tan sólo hemos tenido una paciente positivizada en el puerperio, magistralmente asistida y llevada por los compañeros de la UCI de Quirón Sagrado Corazón.

–En cualquier caso, ¿se aconseja  en estas circunstancias el parto natural?

–Todas las medidas que se tomen tanto en el parto como en el postparto van a estar condicionadas, por un lado, por la positividad a la infección por coronavirus que tengan la mamá y su bebé; y, por otro, del estado clínico que presenten ambos, puesto que se podrían contemplar asistencias normales durante parto y puerperio tanto a la madre como al recién nacido siempre que ambos estén asintomáticos. En este sentido, la vía del parto más adecuada sería la que produjera un menor desgaste para esa paciente vulnerable que es la madre, y que al mismo tiempo le permitiera recuperar cuanto antes una vida normal. Por tanto, habría que individualizar cada caso, teniendo en cuenta condiciones maternas, fetales, y del propio parto, para que éste se desencadenara en un número de horas prudentes. Aun así la primera opción siempre será el parto vaginal en la medida de que sea razonablemente posible.

–¿Hay posibilidad de contagio al feto  o recién nacido?

–Por lo que sabemos hasta la fecha no existe evidencia de paso placentario, bien por las características inmunitarias y estructurales de la placenta, bien por las características morfológicas del propio virus. Y lo que sí habrá que extremar son las medidas de protección y aislamiento en el postparto inmediato, con clampaje precoz del cordón, y separación de la madre al menos dos metros durante el puerperio inmediato.

–¿Se aconseja en esa situación la lactancia materna?

–Siempre que sea posible. Manteniendo aislamiento de contacto y gotas con la madre positiva a Covid-19, los beneficios de la lactancia materna son altísimos frente al riesgo de contagio si las medidas higiénicas y de protección sean las adecuadas. También está supeditado al estado clínico de la mamá, y por supuesto del recién nacido.

–¿Se han suspendido los tratamientos de fertilidad?

–En el momento actual de la epidemia, y en el contexto de minimizar los riesgos de contagio, están restringidos todos los actos médicos que no reviertan urgencia o que sean demorables, por lo que los tratamientos de fertilidad han sido pospuestos en todos los centros.

–¿Que consejo daría a una embarazada en su último mes de gestación en estos momentos?

–Seguir las recomendaciones que  van indicándose. Seguir las consultas pautadas por su obstetra, e incluso las clases de educación maternal que las matronas imparten de forma telemática en las distintas plataformas.  Protección ante las salidas de casa con guante y mascarillas, y extremar la higiene de manos, algo extensible a toda la población. Y que disfruten su embarazo. Nada debe hacerles sentir que no es el momento más importante de sus vidas, y este no debe dejar de serlo, aunque haya acontecido en estas circunstancias tan especiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios