Alcázar de Sevilla El Ayuntamiento podará 187 árboles del Alcázar ante el riesgo de desplome

  • Los técnicos aconsejan actuar en las especies de gran porte y longevas para evitar que se repita el accidente de mitad de mayo que dejó un muerto

Algunos árboles de gran porte del Alcázar junto a la Puerta de la Alcoba, en los Jardines de Murillo. Algunos árboles de gran porte del Alcázar junto a la Puerta de la Alcoba, en los Jardines de Murillo.

Algunos árboles de gran porte del Alcázar junto a la Puerta de la Alcoba, en los Jardines de Murillo. / José Ángel García

Comentarios 5

El Ayuntamiento podará 187 árboles del Real Alcázar ante el riesgo que suponen para los miles de visitantes que caminan a diario por el segundo monumento más visitado de la ciudad. La intención es clara. Que no se vuelva a repetir el trágico suceso del pasado 16 de mayo, cuando una rama de gran porte de un ceiba speciosa (conocido como palo borracho) cayó encima de un grupo de ocho personas dejando un mueto, que falleció el 3 de agosto, y siete heridos.

En el expediente redactado por el Patronato del Real Alcázar se justifica la intervención en que “se viene observando que de vez en cuando se producen caídas de ramas con secuelas de daños al patrimonio propio y de los particulares, y lo que es mucho más grave, en alguna ocasión lesiones a las personas”. Los técnicos detallan que los árboles afectados suelen ser de gran porte y estar ubicados en lugares de gran afluencia de público, por lo que ven necesario adoptar medidas para la disminución y eliminación de riesgos. La poda a las especies más longevas y de mayor porte servirá para consolidar su estructura y volumen.

Se podarán especies como castaños de Indias, albizias, buganvillas (puerta Marchena), nogales americanos, casuarinas, cedros del Himalaya, palos borrachos, almeces, cipreses, laureles de Indias, jacarandas, nogales negros, morenas negras, robles, tipuanas y olmos comunes. En esa relación también se encuentran árboles que superan los 14 metros como arces matizados, brachichitones, moreras del Japón, durillos, magnolios y moreras. “No obstante, no se descarta la posibilidad de actuación sobre otros ejemplares no relacionados inicialmente, siempre que se ajusten a las medidas del árbol que se definen”, se destaca en el expediente del Patronato.

Entre las operaciones básicas que tendrá que realizar la adjudicataria del contrato se encuentran la eliminación de ramas insertas en el tronco principal, de ramas en horquilla y el clareo de una rama. El presupuesto llega hasta los 151.640 euros (IVA excluido) y la duración se extenderá desde su formalización hasta el 30 de noviembre de 2019. El Patronato del Real Alcázar adjudicó un contrato similar a finales de mayo para podar todas las palmeras al contar con un exceso de peso que puede provocar la fractura de su tronco con la consiguiente caída al suelo.

La duración del contrato de mantenimiento se extenderá hasta noviembre de 2019

Los técnicos detallaron que las roturas por exceso de peso son particularmente significativas en las palmeras con más altura y tallos estilizados, aunque en ocasiones con una acusada inclinación. La empresa Grupo Solver S. L., adjudicataria del contrato por 3.337 euros IVA incluido, fue la encargada de podar 69 palmeras mediante el sistema bicicleta (16 phoenix canariensis y phoenix dastylifera). Los trabajos contaban con un plazo máximo de tres meses.

Ambas medidas están encaminadas a evitar el trágico accidente de mayo. El gobierno socialista sostiene que ninguna documentación de la contenida en el expediente del accidente habla de mala salud general del árbol cuya rama cayó. “No podemos indicar una causa definitiva que justifique la caída de las ramas, ya que las dos ramas se encontraban sanas”, recalcó ayer el delegado Antonio Muñoz.

Los informes de los operarios del Real Alcázar (tanto previos como posteriores a la caída) “no detectaron ninguna anormalidad, no existiendo ramas secas ni pudrición, ni observándose en el tronco a la altura de la rama desgajada, ninguna huella o huellas de parásitos ni enfermedad alguna, sin llegar a poder delimitar la causa de la caída. No podemos indicar una causa definitiva que justifique la caída de las ramas, ya que las dos ramas se encontraban sanas”.

Además de estos tres informes, defienden que en el expediente consta un cuarto escrito resumen de la empresa a la que se encargó de manera urgente la actuación (Tratamientos Agrícolas Brenes) en el que se confirma que “el árbol ni se encontraba ni se encuentra en un alarmante estado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios