Sevilla

El Alcázar y la Catedral potencian la venta de entradas online para acabar con las colas

  • El modelo a seguir es el de la Alhambra, que ofrece los tíckets en su página web con tres meses de antelación.

Turistas haciendo cola para acceder al Real Alcázar. Turistas haciendo cola para acceder al Real Alcázar.

Turistas haciendo cola para acceder al Real Alcázar. / Belén Vargas

Comentarios 3

La Catedral y el Real Alcázar de Sevilla llevan varios años fomentando de manera importante la venta de entradas anticipadas. El objetivo es de acabar con las largas colas que se forman a las puertas de estos dos monumentos, los más visitados de Sevilla. El espejo en el que mirarse es el de la Alhambra, cuyo modelo se basa desde hace mucho tiempo en la casi exclusiva venta de entradas a través de internet.

En los últimos años, con el crecimiento desaforado del turismo experimentado en Sevilla, las colas para acceder al Real Alcázar o a la Catedral se han multiplicado, dejando en muchas ocasiones lamentables imágenes de los turistas con cerca de 40 grados y bajo un sol de justicia. Por ello, tanto el patronato del Alcázar como el Cabildo de la Catedral, manejan proyectos para mejorar la visita turística y minimizar las molestias y las esperas.

Una de esas mejoras es la potenciación de la venta de entradas a través de internet para que los turistas lleguen a la puerta a la hora asignada y no tengan que esperar para acceder al monumento. En el año 2016 desde el Alcázar se ponía a la Alhambra como el ejemplo a seguir. Según los datos de visitas del año 2015, apenas el 20% de las personas que visitaban el Alcázar lo hacían con una entrada comprada con antelación. El año pasado, este porcentaje creció hasta el 52%. Fueron 957.317 personas lo que compraron su entrada por internet.

Turistas haciendo cola para entrar en la Catedral. Turistas haciendo cola para entrar en la Catedral.

Turistas haciendo cola para entrar en la Catedral. / Belén Vargas

El sistema anticipado de ventas se puso en marcha en el año 2013, con Jacinto Pérez Elliot como director del Alcázar, con las mismas características que ahora. La actual directora, Isabel Rodríguez, redobló la apuesta por la venta anticipada. Se han hecho campañas en todas las oficinas de turismo de España y en los hoteles de Sevilla aconsejando la compra online para garantizar el acceso.

En octubre de 2017, el Alcázar dio un paso más en esta estrategia de digitalización y se habilitó la adquisición a través de cualquier dispositivo móvil y también para hacerlo en el mismo día de la visita, sin tener que esperar a la jornada siguiente como ocurría hasta entonces. 

Todas estas medidas han permitido que ya sean más los turistas que llegan al acceso con su entrada comprada con anticipación. Además, este sistema permite que se respete el aforo máximo del monumento, que es de 750 personas, para garantizar la seguridad y correcta conservación.

Un grupo de visitantes en el interior del Alcázar. Un grupo de visitantes en el interior del Alcázar.

Un grupo de visitantes en el interior del Alcázar. / M.G.

La Catedral se suma a la digitalización

La Catedral de Sevilla, el monumento sevillano que recibe más visitas, también puso en marcha la venta de entradas anticipadas el pasado año. Para ello renovó su página web. 

El pasado mes de abril la venta de entradas para la visita cultural a través de internet supuso ya el 27,84% del total. Se trata de un incremento de casi el 8% con respecto al mismo mes del año anterior.

Son varias las opciones que se ofrecen. La entrada general para la Catedral, la Giralda y el Salvador cuesta nueve euros y se puede adquirir por intervalos horarios de 15 minutos. También están disponibles los billetes para la cubiertas de la Catedral, la visita guiada al Salvador llamada Huella de lo Sagrado, una visita sólo al Salvador, o el acceso gratuito de los lunes a la Catedral y la Giralda.

Los dos principales monumentos de Sevilla venden cada vez más entradas por internet, pero están todavía a años luz de la Alhambra. El patronato que rige el monumento nazarí pone a la venta las entradas de manera online con tres meses de antelación. Desde 2017 permite, además, comprar las entradas en la web hasta dos horas antes de la visita si hay disponibilidad.

El monumento no reserva ningún porcentaje de entradas para la venta en la taquilla física. Tan sólo quedarían disponibles las que se queden sin vender de manera online.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios