La crisis del Covid-19

El Alcázar de Sevilla recupera visitantes y surgen las primeras colas

  • El monumento recibe ya a más turistas que público local, invirtiendo la tendencia de las primeras semanas de la reapertura en junio

Cola en la Puerta del León este martes 4 de agosto. Cola en la Puerta del León este martes 4 de agosto.

Cola en la Puerta del León este martes 4 de agosto. / M. G.

La foto parece un espejismo en pleno agosto de la era Covid-19. Una cola de visitantes guarda su turno en la Puerta del León para entrar en el Alcázar de Sevilla. El monumento, que reabrió sus puertas el 15 de junio con novedades en el recorrido impuestas por las necesarias medidas de seguridad, va ganando visitas a diario y ha cerrado el mes de julio con un mayor porcentaje de turistas frente a sevillanos.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Sevilla, un total de 46.378 personas han entrado en el palacio entre el 15 de junio y el 31 de julio, de las cuales 23.162, la mitad prácticamente, son turistas. El resto son residentes en la ciudad, una condición que les exime del pago de la entrada. 

En un primer momento, el monumento abrió sus puertas a la espera de recibir a público local fundamentalmente y así fue. De las 12.256 visitas registradas en la segunda quincena de junio, el 73% correspondieron a sevillanos que se reencontraron con esta joya patrimonial y lanzaron al sector las primeras fotografías de optimismo. Pero la tendencia ha ido evolucionando a medida que se ha empezado a mover el mercado turístico y, de hecho, en julio el 58% de los visitantes han sido turistas, en total, 19.947 de las 34.122 entradas registradas. En un alto porcentaje son españoles de otras provincias o incluso de los pueblos de Sevilla, pues el viajero internacional aún no ha llegado en la medida en la que se le esperaba. 

El dato que arrojan las taquillas del Alcázar es esperanzador para los gestores del monumento. Si en junio la media diaria fue de 409 visitas, en julio la cifra se ha duplicado, con 1.100 visitantes diarios.  No obstante, los números se sitúan muy lejos aún de las cifras de récord con las que se cerró el año 2019. El Alcázar fue en julio del año pasado el monumento más visitado de la ciudad, por encima de la Catedral, con 176.468 entradas, un 13% más que el año anterior. Este verano apenas se ha alcanzado el 26% de esa cifra, si bien las perspectivas son buenas. De hecho, la ciudad se prepara para sumar eventos a partir de septiembre, congresos y convenciones que, habitualmente, llevan aparejada una visita al centro monumental.

Los principales atractivos turísticos de la ciudad han reabierto sus puertas. Tras la reapertura del Alcázar, buque insignia del patrimonio sevillano, se produjo la de la Catedral, con dos novedosas visitas nocturnas enfocadas a atraer a un público local también.  Desde julio están abiertos también el Museo de Bellas Artes y el Hospital de los Venerables; también la Casa Pilatos, el Museo de la Torre del Oro, el de la Maestranza y el Centro del Mudéjar del Palacio de los Marqueses de la Algaba. Estos últimos figuran entre los diez lugares con más demanda turística.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios