Sevilla

El Alcázar pone en marcha la última fase de la restauración de las fachadas del Ayuntamiento de Sevilla

  • El Real Alcázar licita la dirección de obra por 150.000 euros y un plazo de tres años

  • Afectará a las fachadas neorrenacientistas y neoclásicas y a la Sala Capitular Alta

Las fachadas de la Casa Consistorial sevillana. Las fachadas de la Casa Consistorial sevillana.

Las fachadas de la Casa Consistorial sevillana. / Antonio Pizarro

El Real Alcázar de Sevilla ha aprobado y sacado a licitación el contrato de la dirección de obra para el proyecto de restauración de las fachadas neorrenacentistas y neoclásicas de la Casa Consistorial del Sevilla, con el que terminará la rehabilitación del exterior del edificio. Este contrato cuenta con un presupuesto de más de 150.000 euros y un plazo de 36 meses. Una vez sea adjudicado, saldrán a licitación los pliegos de ejecución de los trabajos, que contarán con un presupuesto de unos 1,79 millones de euros. Con esta intervención se pondrá el punto final a la restauración de todo el exterior del Consistorio después de seis fases de intervención patrimonial –esta será la sexta– que se iniciaron en 2009. La inversión global sumará 2,63 millones de euross

A diferencia de proyectos de intervención anteriores, que se centraron más en los elementos ornamentales de las fachadas, el que ahora se acomete es más estructural y de trabajos de cantería (se centran en la piedra). En concreto, se restaurarán los tramos 7, 8, 9, 10 y 11 y tres muros exteriores de la Sala Capitular Alta y de las fachadas neoclásicas de la Casa Consistorial, continuando las fases anteriores realizadas en las fachadas renacentistas y las del Siglo XIX. "La actuación responde a la estrategia municipal de salvaguarda y conservación del patrimonio histórico de la ciudad, en este caso la Casa Consistorial de Sevilla, catalogada como Bien de Interés Cultural (B.I.C.)", han informado desde el Ayuntamiento a este periódico..

Las operaciones arquitectónicas más significativas contempladas en la propuesta son la restauración de las fachadas norte (tramos 7 y 9), este (tramo 8), oeste (tramo 10) y sur (tramo 11).

La zona que se encuentra en peor estado es la correspondiente a los zócalos, que presentan numerosos desprendimientos de morteros añadidos o disgregación de la piedra. La base del edificio está especialmente afectada por la humedad por capilaridad. En estas zonas bajas también hay trozos de cornisas y diversos elementos decorativos que presentan roturas, estriados o pérdida de materiales. Conforme se sube en la fachada se observan biocostra y humedades por permanecer el agua estancada y pátinas negras debido al chorreo del líquido desde las cornisas.

La intervención planteada será muy minuciosa, en profundidad y de pura cantería. Por ello, tras analizar el estado de los sillares, se apostará por una solución ya empleada y que ha dado muy buen resultado: la sustitución de las piezas deterioradas por sillares de piedra compacta, con buen resultado estético y de durabilidad.

El tratamiento consistirá en la limpieza de la piedra, de sales, costras y materiales extraños nocivos; el llagueado de las juntas de unión de la sillería; la realización de refuerzos estructurales de los elementos pétreos de las fachadas; la sustitución de balaustres fracturados y de hormigón; la impermeabilización de las cornisas, gárgolas y demás zonas afectadas por la humedad; la sustitución de sillares deteriorados en zócalos y en ellos barrera anticapilaridad; la sustitución de sillares deteriorados en la fábrica de las fachadas; la consolidación y protección de la piedra de las fábricas; y la limpieza y protección de carpinterías de ventanas.

Sala Capitular Alta

En cuanto a la restauración de muros exteriores de la Sala Capitular Alta, se acometerá la limpieza de la piedra, de sales, costras y materiales extraños nocivos; el llagueado de las juntas de unión de la sillería; la realización de refuerzos estructurales; la impermeabilización de las cornisas, gárgolas y demás zonas afectadas por la humedad; restauración y recuperación de los revestimientos de colores sobre la piedra; la consolidación y protección de la piedra de la fábrica.

Durante la ejecución de las obras se tendrán en cuenta las circunstancias especiales de la Semana Santa. En la planificación de los trabajos el montaje y desmontaje de los medios auxiliares, así como la retirada de equipos y maquinaria de obra que pudieran interferir en el espacio donde se ubican los palcos y gradas de la carrera oficial. Se tendrán además en cuenta otras posibles interferencias como por ejemplo la celebración del Corpus Christi.

Una intervención propiciada por el Alcázar

La redactora de este nuevo proyecto de intervención ha sido la arquitecta María Dolores Robador, quien ha realizado y dirigido, además, la totalidad de los proyectos anteriores, con un equipo compuesto por historiadores, arquitectos, científicos y restauradores. El proyecto, asimismo, trata de conferir unidad al conjunto de la restauración del edificio.

La intervención en las fachadas de la Casas Consistoriales comenzó en el año 2009, aunque dos años antes, siendo José María Cabeza conservador del Alcázar, el equipo encabezado por Lola Robador ya restauró algunas de las estancias interiores más singulares e importantes, como la Sala Capitular o la escalera renacentistas y sus bóvedas. Desde entonces todos los director el Alcázar (Cabeza, Antonio Balón, Jacinto Pérez Elliot e Isabel Rodríguez) y el patronato han apostado de manera firme por la rehabilitación de una joya patrimonial y monumental como son las Casas Consistoriales de Sevilla.

Todas las intervenciones se han realizado bajo la dirección técnica de Lola Robador, por lo que se ha conseguido un criterio uniforme en los tratamientos, empleando siempre materiales originales y naturales, tal como sucedió durante su construcción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios