Sevilla

"Mucha promoción del mercado, pero nos cortan el tráfico"

  • El Ayuntamiento presenta una campaña para incentivar las compras en las plazas de abastos. Placeros de la Encarnación se quejan de malos olores y la falta de accesos.

El Ayuntamiento destinará 800.000 euros en 2017 en reformas y recursos tecnológicos para los mercados

El cocinero Daniel del Toro toca un tomate, lo coge y lo lanza al aire un par de veces antes de volver a colocarlo en el mostrador de una de las fruterías del mercado de la Encarnación. Un grupo de blogueros gastronómicos o influenciadores, como se hacen llamar, tuitea cada movimiento. La fiebre por ser el primero en las redes sociales. Varias cámaras le siguen también.

"¿Quién es este chico? ¿Es famosillo?", pregunta una señora mientras sujeta su carro de la compra. "Es un concursante de Masterchef, o eso me han dicho", comenta otra mujer. "Pues a mí me ponen mala cara si toco la fruta", se queja la primera de ellas.

La presencia de Daniel del Toro en el mercado de la Encarnación forma parte de la campaña que, por segundo año, el Ayuntamiento de Sevilla ha puesto en marcha para incentivar las compras en las 18 plazas de abastos que existen en Sevilla.

Como parte de la campaña, el cocinero tiene previsto elaborar un menú navideño que degustarán los influenciadores. Crema de calabaza y bacalao confitado con pisto. "He comprado todo el género esta mañana en este mercado, todos son productos de la zona", señala el cocinero, a pesar de que es lunes y todos los puestos de pescado, menos el congelado, están cerrados.

Juan Espadas y Carmen Castreño, en el mercado de la Encarnación. Juan Espadas y Carmen Castreño, en el mercado de la Encarnación.

Juan Espadas y Carmen Castreño, en el mercado de la Encarnación. / Antonio Pizarro

"Es nuestra responsabilidad impulsar el comercio local y ayudar a los placeros a que los mercados sean más competitivos", señala el alcalde, Juan Espadas, durante la presentación de la campaña. De fondo suena Beyoncé. Es el hilo musical del mercado.

La iniciativa, que tiene como lema En Navidad, lo mejor está más cerca, incluye varios spots promocionales y un concurso fotográfico. "Desde el principio, la prioridad de este Ayuntamiento ha sido impulsar el comercio local y se han aprobado numerosas ayudas dirigidas al comercio minorista para el desarrollo de páginas web y otros recursos tecnológicos", con el fin de modernizar el comercio local, explica el alcalde.

Durante su intervención, Espadas anuncia que en el proyecto de presupuestos para 2017 figuran unos 800.000 euros para los mercados, principalmente para reformas, "algunas pendientes desde hace años", además de fondos para seguir avanzando en su modernización, adaptación a las nuevas tecnologías y mejora de recursos.

Espadas anuncia que en 2017 se destinarán 800.000 euros para las reformas en las plazas

Algunos comerciantes no consideran suficientes estas medidas. "Mucha promoción y mucha foto con los placeros pero luego llega Navidad, la época más fuerte del año, pero nos cortan el tráfico", comenta una frutera tras finalizar el acto institucional. "Ni una zona azul que permita descargar".

Seis años después de la inauguración del nuevo mercado de la Encarnación, algunos placeros continúan quejándose de la falta de aparcamientos y de accesos a la plaza. "Los autobuses terminan en Rialto. Es imposible que una señora pueda cargar con las bolsas hasta la parada de los autobuses", subraya Joaquín Giralde, que comenzó a trabajar como placero con 16 años. "Y la directiva del mercado no hace nada", apunta. "Antes vendíamos más, ten en cuenta que esto antes era un solar donde se podía aparcar". "Menos mal que yo ya estoy cerca del cielo", comenta un carnicero. "Mejor no voy a hacer comentarios", señala resignado.

Varios placeros denuncian malos olores, deficiencias en el alcantarillado y la necesidad de más puertas de acceso. "Hay un informe de los bomberos que dice que aquí existe un peligro de seguridad importante. Si ocurre algo, la gente correrá hacia la luz pensando que hay una salida, pero aquí sólo hay cristaleras, no hay puertas", anota Paco Rodríguez, uno de los comerciantes "más antiguos" del mercado de la Encarnación. Rodríguez pone la mano en las bisagras de la persiana metálica de su puesto. "Esto son cuchillas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios