Urbanismo

El Ayuntamiento expropia una casa junto al Palacio de Dueñas

  • Los propietarios reciben 503.345 euros por un inmueble de casi 300 metros cuadrados que será habilitado como equipamiento de barrio para los vecinos del casco antiguo

El inmueble se encuentra en el número 16 de la calle Espíritu Santo y linda con el Palacio de Dueñas. El inmueble se encuentra en el número 16 de la calle Espíritu Santo y linda con el Palacio de Dueñas.

El inmueble se encuentra en el número 16 de la calle Espíritu Santo y linda con el Palacio de Dueñas. / Juan Carlos Muñoz

Una semana después de que la Gerencia de Urbanismo finiquitase la interminable expropiación de la Casa Mallén con el abono de 699.912 euros, el equipo de Juan Espadas ha aprobado un convenio de naturaleza expropiatoria con los titulares del número 16 de la calle Espíritu Santo, finca colindante con el Palacio de Dueñas, en cumplimiento de las determinaciones del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Esto se traduce en que el Ayuntamiento abonará 503.345 euros para la adquisición de este inmueble calificado en el plan general como SIPS socio-cultural, por lo que su futuro uso como equipamiento de barrio para los vecinos del casco antiguo estará vinculado a cualquier ocupación urbanísticamente compatible. Las dimensiones de la finca reducen las posibilidades.

Este proceso arranca en el PGOU con la calificación de esta finca como SIPS socio-cultural y establecer la vía de la expropiación forzosa. En 2016 se inició la tramitación de un cambio del plan general para que el céntrico edificio mantuviese su condición de residencial. No obstante, se tuvo que desistir de este procedimiento tras un informe vinculante del consejo consultivo.

Ante esta situación, los titulares del inmueble solicitaron en 2019 la expropiación forzosa prevista en el PGOU que en primer termino no fue aceptada por distintos defectos de forma. De nuevo se ha vuelto a presentar aunque con una reducción en la valoración del inmueble. Así, a través de la vía del convenio de naturaleza expropiatoria se ha alcanzado un acuerdo para la adquisición del inmueble.

El proceso arrancó ante la imposibilidad de usar el edificio como residencial

A partir de ahora y una vez que se complete el proceso de expropiación, el edificio pasará a ser titularidad municipal para el desarrollo de un equipamiento de nivel barrio en cumplimiento del PGOU. Los técnicos apuntan que aún queda un tiempo para sea cien por cien municipal. La finca construida en 1940 cuenta con tres plantas y fue reformada veinte años más tarde.

Esta operación se une a la compra de la Casa Mallé, que pese a que llevaba en el registro de la propiedad a favor del Ayuntamiento de Sevilla desde julio de 2018, el proceso de expropiación del histórico inmueble enclavado en el barrio de Nervión aún coleaba. Sin ir más lejos, la Gerencia aprobó en diciembre del año pasado autorizar un gasto de 71.640 euros en concepto de intereses de demora devengados de una operación que arrancó hace más de siete años. Ahora falta por decidir el futuro uso que tendrá el inmueble que construyó el arquitecto regionalista. El gobierno socialista no lo tiene aún decidido.

No es la única expropiación prevista. Una sentencia del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 8 de Sevilla estimó a finales de abril de 2019 el recurso interpuesto por Sevilla Centro S. L. U. al reconocerle su derecho a cambiar el uso del solar de San Laureano que linda con la Ermita de Nuestra Señora del Rosario. La propiedad puede recuperar el aprovechamiento lucrativo que disponía con anterioridad a la modificación del PGOU de 1987. Este era residencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios