Sevilla

Cae el clan del Caraburro, una banda dedicada al menudeo de drogas en Su Eminencia

  • La Policía Nacional detiene a cuatro personas que vendían estupefacientes a pequeña escala en la calle Ricardo Palma

  • El jefe de la banda tiene antecedentes por secuestrar a un joven por un asunto relacionado con las drogas de diseño

Uno de los domicilios registrados por la Policía en la calle Ricardo Palma de Sevilla. Uno de los domicilios registrados por la Policía en la calle Ricardo Palma de Sevilla.

Uno de los domicilios registrados por la Policía en la calle Ricardo Palma de Sevilla. / José Ángel García

La Policía Nacional desmanteló la pasada semana el clan del Caraburro, una organización de traficantes de droga a pequeña escala asentada en el barrio de Su Eminencia. La operación se ha saldado con las detenciones de cuatro personas, entre ellas el líder de la banda, Manuel G. L., de 46 años y apodado el Caraburro.

Esta organización dedicada al menudeo operaba desde dos domicilios de la calle Ricardo Palma, donde la Policía ha encontrado diversas drogas, una plantación de marihuana y dinero en efectivo. Según ha informado este miércoles la Policía Nacional, la investigación se inició cuando los agentes detectaron la actividad del grupo, que vendía cocaína en una de estas viviendas.

La afluencia de compradores y consumidores en torno al domicilio delató que se trataba de un punto de venta de estupefacientes. La Policía puso en marcha un dispositivo para tratar de identificar a los responsables del mismo y detenerlos. Así, los investigadores pudieron saber que se trataba de una banda especializada en el menudeo, es decir, en la venta en pequeñas dosis a los consumidores finales. 

Detalle de la puerta de una de las viviendas, con tres cerraduras y el cristal destrozado. Detalle de la puerta de una de las viviendas, con tres cerraduras y el cristal destrozado.

Detalle de la puerta de una de las viviendas, con tres cerraduras y el cristal destrozado. / José Ángel García

Para tratar de despistar a la Policía, el clan alternaba los domicilios como puntos de venta según la hora del día a la que funcionaran. Ambas casas fueron registradas y en ellas se encontraron diversas cantidades de cocaína, marihuana y hachías, así como unas 160 plantas de cannabis. Había también más de diez mil euros en efectivo, material eléctrico y una balanza de precisión. 

Cuatro personas de entre 24 y 46 años de edad fueron detenidos en la operación. Además del Caraburro, cayeron Rubén D. F. y otros dos colaboradores más cuyas identidades responden a las iniciales S. G. V. y J. J. G. El juez decretó el ingreso en prisión provisional para los dos primeros. A todos ellos se les imputa un delito contra la salud pública. La operación e investigación las ha llevado a cabo el Grupo Sexto de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla.

Unos días después de la operación, todavía se aprecian los restos del registro en una de las casas. La puerta tiene el cristal destrozado y la cerradura forzada. Esta vivienda tenía hasta tres cerrojos y contaba con un telefonillo con cámara de vídeo, unas medidas de seguridad que indicaban también la actividad que dentro tenía lugar.

El dinero intervenido al clan del Caraburro. El dinero intervenido al clan del Caraburro.

El dinero intervenido al clan del Caraburro. / DGP

Manuel G. L. tiene diversos antecedentes por tráfico de drogas y también por otros delitos graves relacionados con esta actividad. En el año 2011 fue arrestado por su participación en el secuestro de un joven en Su Eminencia. Esta detención ilegal estaba motivada por la venta de drogas de diseño.

En aquella ocasión fueron detenidos con él otros tres delincuentes. Uno de estos cómplices (o consortes, como se les llama en el argot policial) era Rafael P. A., apodado el Chaleco. Este hombre, que tenía 30 años y acumulaba 18 antecedentes por distintos delitos como atracos y tráfico de drogas, fue asesinado en agosto de 2012 tras una pelea en una pizzería de Su Eminencia. Fue apuñalado en varias partes del cuerpo y, aunque trató de huir en su coche, murió cuando iba al volante y se estrelló contra unos contenedores de reciclaje de vidrio de la calle Ingenieron La Cierva.

Los otros dos detenidos junto al Caraburro por aquel secuestro fueron Manuel M. I., de 34 años, y Enrique C. R., de 33. El primero de ellos tenía una detención anterior por un intento de homicidio en la urbanización Torrepalma, donde llegó a cortar una arteria a su víctima. El segundo era un camello de discoteca que ofrecía heroína, hachís y drogas de diseño como el MDMA en locales de polígonos industriales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios