Sevilla

La Capillita de San José cierra este lunes por la restauración de sus bóvedas

  • Permanecerá clausurada por las obras hasta el viernes. A partir del sábado 24 de noviembre se abrirá al culto con un horario distinto al habitual.

La Capilla de San José. La Capilla de San José.

La Capilla de San José. / Juan Carlos Muñoz

Los obras de restauración de la Capillita de San José han comenzado esta semana con los trabajos previos y a partir de este lunes se cerrará el templo para que los trabajadores accedan a las bóvedas.

El arquitecto responsable de las trabajos, Lucas Espinosa de los Monteros, ha explicado que la Capilla permanecerá cerrada desde el lunes hasta el viernes, mientras que a partir del sábado 24 de noviembre se abrirá en un horario diferente al habitual.

Asimismo, durante esta semana se han llevado a cabo trabajos previos como documentación y toma de datos y, a partir del sábado 24 de noviembre, los capuchinos han establecido un horario de culto modificado para que la obra sea compatible con el culto.

En general, el trabajo cuenta con un plazo máximo de cuatro meses por lo que el arquitecto prevé que esta primera fase finalice para mediados de marzo. Igualmente, ha señalado que "podría haber más fases", insistiendo en que "la idea es que las haya".

Los obras de restauración de la Capillita de San José tienen como objetivo de fijar las pinturas murales de las bóvedas y cúpulas para evitar que se sigan perdiendo y consolidar las estructuras horizontales de forjados en mal estado, fundamentalmente en la azotea y en la fachada principal, actuaciones que se realizarán de forma simultánea.

Espinosa de los Monteros explicó que en octubre se estuvo organizando el procedimiento de actuación con las empresas que participan, como son una constructora que se encarga de las labores de consolidación, otra para las pinturas murales y una última para el montaje de los andamios.

La obras de restauración de la Capilla de San José, edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1912, tienen un presupuesto global de 111.000 euros, en los que se incluyen aportaciones ciudadanas gracias a movilización social impulsada desde 2008. Esta cuantía se dirigirá en un 75 por ciento a fijar las pinturas murales de la bóveda para evitar que se sigan perdiendo, mientras que el resto será para la consolidación de forjados.

De este presupuesto total, el Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Gerencia de Urbanismo, aporta 85.000 euros, una ayuda que se materializó el 4 de septiembre cuando el alcalde, Juan Espadas, y el hermano superior de la orden regente de la capilla, los Hermanos Menores Capuchinos de Sevilla, Eduardo Rodríguez, ratificaron esta cooperación.

En aquel acto, Lucas Espinosa de los Monteros, afirmó que el edificio a nivel global no presenta elementos que entrañen peligro y llamó la atención sobre la situación de unas instalaciones que han sufrido importantes incendios de los que aún se pueden ver sus marcas, como el del año 1931 o los producidos en casas colindantes y que también afectaron a este espacio, a la par que ha contado con actuaciones de mejora como la sustitución de las cubiertas en torno a 1992.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios