Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

La Catedral quiere comenzar el arreglo del retablo mayor en 2011

  • Finaliza la intervención en la fachada de poniente del templo metropolitano · El próximo año también comenzarán las obras en la cara que da a la calle Alemanes

El canónigo y presidente de la Fundación Forja XXI, Francisco Navarro, anunció ayer que confía en que el retablo mayor de la Catedral de Sevilla sea restaurado en 2011, "aunque aún no podemos dar la fecha definitiva en la que se comenzarán los trabajos", reconoció.

Según el delegado ejecutivo de Administración y Patrimonio Catedral, en septiembre tendrán el proyecto de la intervención en el retablo mayor "sobre la mesa", a lo que añadió que estos trabajos durarán dos años y medio "como mínimo". La última vez que se remozó este conjunto fue hace 30 años.

Por otro lado, Navarro anunció también dos nuevos proyectos que se llevarán a cabo a partir de 2011 en el templo metropolitano. El primero de ellos será la restauración de la fachada de la Catedral de la calle Alemanes. El siguiente trabajo será la reparación de la solería de la Capilla Real, "que va a permitir un estudio arqueológico" por lo que, apuntó el canónigo, "tras su salida en agosto del próximo año, la Virgen de los Reyes estará en el sagrario hasta abril o mayo de 2012", cuando esperan que haya finalizado la obra, tal como ya anunció este diario.

La restauración de la fachada norte del templo gótico más grande del mundo aún no tiene fecha de finalización. "Intentaré que este lado de la Catedral de Sevilla deje de estar impresentable", comentó Alfonso Jiménez, director de las obras, quien también dijo que procuraría que los trabajos fuesen a un ritmo lento, ya que "así salen mejor las cosas".

Francisco Navarro y Alfonso Jiménez, junto con Ana Almagro, representante de la Fundación Caja Madrid; Juan Luis Barón, ingeniero de edificación; y Rosa Domínguez, responsable de seguridad de las obras de la Catedral, comunicaron ayer que se han concluido "simbólicamente" las obras en la fachada de Poniente del histórico edificio, ya que "aún quedan algunos flecos por rematar", reconoció el canónigo. "Ésta ha sido la obra más larga, extensa y agradecida que he llevado a cabo nunca", reconoció Jiménez, quien dijo que es la primera vez que hace una obra que se ajuste totalmente al presupuesto establecido desde el principio, el cual asciende a 2.725.727 de euros (el 44,88% sufragado por la Fundación Caja Madrid). Según Francisco Navarro, con el dinero sobrante de la obra, unos 3.000 euros, se realizará una exposición el próximo otoño en la misma Catedral cuyo tema girará en torno a los trabajos de conservación realizados en el templo metropolitano.

"Esta obra ha sido larga porque se ha llevado a cabo por tramos", explicó el ingeniero Juan Luis Barón. Y es que los trabajos siempre se han realizado respetando la Semana Santa. Además, los responsables tuvieron en cuenta desde un principio los periodos de anidación del cernícalo primilla, un ave protegida que habita en los mechinales de la fachada. A todo esto se le unió un "fuerte parón provocado por el duro invierno que hemos pasado", aclaró Barón. Aun así, los responsables del proyecto se mostraron muy satisfechos por el color adquirido en las paredes de la Catedral tras la limpieza realizada.

En los cuatro años que han durado los trabajos no ha habido que lamentar accidentes de ningún tipo, algo que recalcó Rosa Domínguez, la responsable de seguridad de la obra.

El convenio, en el que ha participado en su última fase una escuela taller de Forja XXI con la realización de ocho acroteras o remates de piedra para la cúpula del Sagrario, así como ocho vidrieras para la linterna de este templo, ha incluido, además, la rehabilitación completa de los archivos del Palacio Arzobispal, que contó con un presupuesto de algo más de un millón de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios