Sequía en Andalucía Doñana agoniza de anemia

Sevilla

Clausurada la piscina de la cárcel de Sevilla-I por la fuga de agua

Exterior de la prisión Sevilla-I.

Exterior de la prisión Sevilla-I. / R. D.

Instituciones Penitenciarias ordenó ayer por la tarde el cierre de la piscina de la cárcel de Sevilla-I debido a la fuga de agua que tiene. La decisión se tomó después de que la dirección de la prisión recibiera la evaluación de la instalación que ha realizado una empresa externa, según confirmaron a este periódico fuentes penitenciarias.

La piscina tenía que ser rellenada a diario por la pérdida de agua, que el sindicato TAMPM (Tu Abandono Me Puede Matar) cifró en una cantidad de entre 8.000 y 9.000 litros al día. Esta organización denunció el derroche que suponía la puesta en funcionamiento de la piscina, sobre todo en un contexto de plena sequía y mientras desde el Gobierno central se fomentan las medidas para ahorrar agua.

La piscina entró en funcionamiento el 22 de julio. Desde entonces, se comprobó que sufría una pérdida importante de agua y que obligaba a ser rellenada a diario. Instituciones Penitenciarias solicitó la evaluación de los daños por parte de una empresa, así como la localización de la fuga. Tras el informe de esta inspección, la prisión ha decidido clausurar la instalación.

El agua que se utilizaba para rellenar la piscina procedía de un pantano cercano, el mismo que abastece a la cárcel. Para TAMPM, mantener una piscina abierta en una cárcel era "más un lujo que en muchas poblaciones no se pueden permitir, más en una época de escasez de lluvias y en un territorio donde los pantanos y embalses están por debajo de la capacidad necesaria para abastecer a la población".
En Sevilla-I hay tres piscinas, que están en las unidades de Preventivos y de Cumplimiento y otra mixta. En la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy se cerraron las piscinas por el gasto que conllevaban, no sólo por consumo de agua sino por otros añadidos, dado que además se requieren dos socorristas por piscina.
Cuando llegó el PSOE al Ejecutivo, se decidió arreglar una de las tres, la que resultaba más barata, la de Preventivos, que ha estado funcionando en 2019, en 2021 y este año, con el parón de 2020 por el covid. La empresa de mantenimiento ya ha comprobado el fallo de la piscina, que son filtraciones en unas tuberías de la depuradora, algunas de las cuales van por debajo del vaso de la piscina.
El presupuesto de la reparación es de 23.000 euros y ya se ha dado traslado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para que lo apruebe o no. Las obras tardaría entre diez y doce días, por lo que la piscina no volvería a estar operativa hasta finales de agosto o principios de septiembre. Esto plantea dudas de que vaya a ser reparada.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios