Sevilla

La compra de los recortes, una tradición tras la recogida de la Virgen de los Reyes

  • Las monjas agustinas concepcionistas se encargar de realizar las hostias para las parroquias y las defectuosas las venden al público que acude especialmente cada 15 de agosto

La compra de los "recortes" una tradición tras la recogida de la Virgen de los Reyes La compra de los "recortes" una tradición tras la recogida de la Virgen de los Reyes

La compra de los "recortes" una tradición tras la recogida de la Virgen de los Reyes

Comentarios 0

Ver la salida, acompañar y recoger la Virgen de los Reyes cada 15 de agosto es una tradición en Sevilla. Sin embargo, el recorrido de ese día no finaliza ahí, sino que, como mandan los cánones, muchas familias acuden al Monasterio de la Encarnación, situado en la Plaza del Triunfo, para comprar los recortes de las hostias.

Las monjas agustinas concepcionistas se encargan de realizar las hostias para las parroquias. Los panes que salen defectuosos son los que se venden y a estos se les conoce como recortes.

La madre Soraya y la hermana sor Ángela explican que los recortes, que se venden durante todo el año, "nos ayudan a mantener el convento". En verano se piden menos, las ventas bajan porque suele haber menos feligreses en Sevilla, "pero el día de la Virgen de los Reyes sí se compra mucho", comentan.

La proporción de hostias y recortes es la misma y hay muchos días que se agotan. En días señalados, como es el 15 de agosto, la mayoría de las familias que acuden no compran sólo una bolsa, que cuesta un euro, sino que se llevan mayores cantidades.

Las monjas agustinas concepcionistas, comunidad de clausura y la primera que hizo voto de sangre de defender el dogma de la Asunción de la Virgen María, por lo que celebran este día de una forma especial. Arrancan la jornada siguiendo la misa de la Catedral a través de internet. Y luego suben arriba del monasterio para presenciar la salida de la Virgen de los Reyes.

Tras vender los citados recortes, continúan por la tarde con una procesión que se celebra en el interior del monasterio. Ésta posee un paso que recorre el edificio mientras que las hermanas cantan, muestran sus oraciones y adoraciones... Además, "cuando teníamos enfermas, les llevábamos la procesión a la enfermería para que pueda rezarle al Santísimo", exponen las monjas.

El día de la Virgen de los Reyes en Sevilla no se reduce a la procesión, la compra de recortes y el ambiente que se respira en conventos como el de la Encarnación, a escasos metros de la Catedral, son otros atractivos de una jornada de devoción que gana adeptos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios