Sevilla

El Consejo Andaluz de Arquitectos tumba la candidatura de Díaz del Río

  • El máximo órgano de representación de los arquitectos andaluces avala la retirada del decano en funciones de Sevilla por violar los estatutos del Colegio · La medida condiciona la cita electoral

Comentarios 3

Por un resultado muy ajustado, pero suficiente. Y, aparentemente, de naturaleza ejecutiva. Otra cosa es que llegue a aplicarse. El Consejo Andaluz de Arquitectos (Cacoa), máximo foro de representación de los profesionales andaluces que ejercen esta profesión, decidió este miércoles, en una tormentosa reunión de seis horas de duración celebrada en Granada hasta bien entrada la madrugada, tumbar, desde el punto de vista jurídico, la candidatura a la reelección del actual decano del Colegio de Arquitectos de Sevilla, Ángel Díaz del Río.

La medida abre una seria crisis institucional en el seno de los órganos de representación de los arquitectos, cuyo único antecedente es el grave conflicto producido a finales de los años 90 en el Colegio de Madrid, al producirse a apenas unos días de las controvertidas elecciones convocadas por el órgano colegial de Sevilla para designar a su nueva junta directiva.

La decisión del Consejo Andaluz se produjo como resultado del recurso presentado por un colegiado de Sevilla, que estima que Díaz del Río no puede concurrir a un tercer mandato -incluso en caso de resultar elegido por los arquitectos colegiados de la provincia- al incumplir, según su lectura, los estatutos en vigor en la entidad, promulgados en 2001, donde de forma expresa (artículo 51.2) se prohíbe a cualquier decano que haya ejercido este cargo durante dos mandatos consecutivos (seis años) optar otra vez a dicho puesto. Esta limitación no afectaría al resto de la candidatura, cuyos representantes sí pueden concurrir a las elecciones.

Esta misma lectura del conflicto, que desde ayer tiene rango jurídico oficial, al menos desde el punto de vista colegial, al ser ratificada por el Consejo Andaluz de Arquitectos, es la que, en un escrito público avanzado esta semana por este diario, hacen los cinco últimos antecesores de Díaz del Río al frente del Colegio. En dicho comunicado, estos arquitectos señalan que la candidatura del actual decano no respeta los estatutos vigentes en el Colegio y viola un "pacto tácito" dentro del colectivo que consiste en que ningún decano gobierne la entidad durante más de seis años seguidos. En su manifiesto, los ex decanos acusan a Del Río de buscar "perpetuarse" en la institución mediante la "mutilación" de esta cláusula estatutaria, además de hacer otras acusaciones sobre las restriciones en el proceso y el calendario electoral en perjuicio de la única candidatura rival -COAS Abierto-.

Díaz del Río, apoyado por una parte de su actual junta directiva -a la convocatoria de Granada acudieron varios representantes de su equipo, no él-, respondió esta semana a estas acusaciones negando la mayor -que no pueda concurrir a las elecciones- a pesar de que el texto de los estatutos del Colegio de 2001 lo impide de forma expresa. A juicio del actual decano, los estatutos que deben regir la convocatoria electoral son los de un texto reformado en 2004, autorizado posteriormente por el Consejo Andaluz y el Consejo Superior de Arquitectos, donde se elimina dicha limitación de mandatos para el decano. Dicho corpus jurídico, cuya redacción impulsó la junta colegial que dirige Díaz del Río, está en proceso de validación por parte de la Junta de Andalucía, que todavía no lo ha publicado en el BOJA y, según un escrito oficial, no los estima "en vigor".

Esta disparidad de lecturas sobre los estatutos es la clave del conflicto en el que se encuentran sumidos los arquitectos sevillanos (2.600 colegiados), que están llamados a votar en las urnas el próximo martes. La decisión del Consejo Andaluz de Arquitectos, que en teoría debe tener como traducción ejecutiva la imposibilidad de Díaz del Río para concurrir a dichos comicios -no así el resto de su lista-, marca ya una posición determinada en este litigio, al tratarse de un órgano de representación superior al Colegio de Sevilla. En este órgano participan, junto a los decanos de todos los colegios provinciales andaluces -un total de ocho representantes-, un presidente -Antonio Mena Anisi, anterior secretario en la junta colegial de Sevilla que preside Díaz del Río- y una secretaría. La reunión del miércoles -a la que se iba tras un encuentro previo en el que dicha cuestión fue vetada del orden del día por el Colegio de Sevilla- fue monográfica para tratar este asunto, dada su importancia. El Consejo emitirá hoy viernes una nota oficial sobre la reunión, aunque de los nueve votos en disputa Díaz del Río sólo logró el respaldo expreso del Colegio de Arquitectos de Huelva. Otros cuatro colegios profesionales presentes se abstuvieron, lo que permitió que la resolución definitiva fuese aprobada por una mayoría de apenas tres votos. Suficiente desde el punto de vista legal, pero, a juicio de la junta colegial de Sevilla, "débil". En cualquier caso, lo cierto es que ahora se abre un grave periodo de incertidumbre en el foro de representación de los arquitectos, ya que dicha decisión será comunicada a la junta electoral de Sevilla, dirigida por el principal afectado por la medida: Díaz del Río, que puede acatarla o hacer caso omiso a dicha resolución. Todo induce a pensar que eligirá la primera opción, ya que su idea es ir al contencioso -los tribunales ordinarios de Justicia- para defender su tesis. La cuestión es si este derecho, que le asiste, lo ejercerá presentándose a las elecciones o no, en cuyo caso, dada la tardanza de la vía judicial, se produciría un inevitable cuestionamiento sobre la legitimidad de la futura junta electa, sea cual fuere ésta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios