Sevilla

El Covid agrava la conflictividad en la cárcel de Sevilla-I

  • Tres episodios violentos se sucedieron el pasado lunes, con un funcionario herido al intervenir

  • Tres reclusos golpearon al encargado del economato, un incidente resuelto por una funcionaria en prácticas

Desinfección en la cárcel. Desinfección en la cárcel.

Desinfección en la cárcel. / M. G.

El confinamiento impuesto sobre la prisión de Sevilla-I está provocando una escalada de tensión en la cárcel, donde en los últimos días se han vivido varios incidentes violentos. El pasado lunes hubo tres episodios de máxima gravedad, aunque afortunadamente no llegaron a mayores, según indicaron a este periódico fuentes penitenciarias.

El pasado lunes, en el módulo 57 se produjo una pelea entre internos. En el mismo día hubo otros dos altercados en el módulo 61, destinado a los reos que guardan cuarentena. El primero fue otra trifulca entre presos. Un funcionario tuvo que intervenir y fue agredido por un preso de nacionalidad alemana, que se ocultaba bajo la cama de su celda y se abalanzó hacia él de forma sorpresiva, propinándole varios puñetazos en la cara. Resultó herido con el labio roto y diversas contusiones, y precisó asistencia sanitaria.

El segundo incidente del módulo 61 consistió en que tres reclusos golpearon al interno encargado del economato. La funcionaria destinada en el departamento intervino y solventó la situación con gran profesionalidad.

Se trata de una funcionaria que está en prácticas y que trabaja en interior (así se denomina al trabajo directo con los presos) desde hace seis meses. Tenía bajo su responsabilidad en ese momento a unos cincuenta internos de gran responsabilidad. Este episodio es revelador de la gran falta de personal que padece tanto esta cárcel como el resto de prisiones de la provincia de Sevilla.

La conflictividad en la prisión parece haberse agravado con el blindaje que la dirección decretó el pasado 3 de febrero. Desde entonces se han suspendido todas las comunicaciones y permisos y se ha prohibido la entrada de sacerdotes y maestros. Los vis a vis ya habían sido cancelados unos días antes. Esta decisión llegó varios días después de que se originara un brote de Covid-19 que mantiene aislados a más de 300 internos y que ha contagiado a medio centenar de personas, entre presos y funcionarios. El Ejército de Tierra estuvo desinfectando toda la prisión el pasado miércoles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios