Vías Urbanas | Nuevas normas de la DGT

La reducción de velocidad a 20 y 30 km/h se aplicará a los 6 meses de publicarse en el BOE

  • El límite será de 20 km/h en las vías con plataforma única de calzada y acera, y de 30 km/h en las calles con un único carril por sentido 

  • Se mantienen los 50 km/h en las vías de dos o más carriles por sentido

Desde 2017 todo el centro de Sevilla tiene limitación de velocidad de 30 km/h, y de 20 km/h si son calles de plataforma única. Desde 2017 todo el centro de Sevilla tiene limitación de velocidad de 30 km/h, y de 20 km/h si son calles de plataforma única.

Desde 2017 todo el centro de Sevilla tiene limitación de velocidad de 30 km/h, y de 20 km/h si son calles de plataforma única. / Juan Carlos Vázquez

El Consejo de Ministros aprobó este martes un Real Decreto que modifica el Reglamento General Circulación para reducir los límites de velocidad permitidos en ciudades a 30 km/h y 20 km/h en calles de un solo sentido y de plataforma única (acera y calzada al mismo nivel).

En Sevilla la reducción de velocidad funciona desde 2017 en las calles del centro, donde no se pueden rebasar los 30 km/h en todo el casco histórico y aún se reduce más (a 20 km/h) en las calles con plataforma única. En toda la ciudad también hay que circular a un máximo de 20 km/h en calles de plataforma única, según el artículo 35 de la ordenanza de circulación cuya modificación se publicó en septiembre pasado. El futuro plan de movilidad sostenible (PMUS) prevé extender a toda la ciudad la velocidad máxima de 30 km/h en calles con un solo sentido y un solo carril.

El objetivo del Gobierno es bajar la siniestralidad que ha aumentado en las ciudades y pacificar el tráfico

La redefinición de la DGT de los límites generales de velocidad en vías urbanas (artículo 50) en función de su distinta clasificación queda de la siguiente forma:

  • En las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera, el límite será de 20 km/h.
  • En las vías de un único carril por sentido de circulación, 30 km/h.
  • Y en las vías de dos o más carriles por sentido de circulación, seguirá siendo de 50 km/h.

De estas limitaciones quedan excluidas las circunvalaciones de las grandes ciudades, que en el caso de Sevilla son la SE-30 y la SE-20.

El Ejecutivo recalcó que estos límites no se aplicarán hasta pasados seis meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), para que los ciudadanos los conozcan de forma adecuada y para que las administraciones públicas dispongan de un plazo suficiente para adaptar la señalización.

El objetivo del Gobierno con estas medidas es dar un impulso a su plan para bajar las cifras de siniestralidad en las ciudades, con medidas que tienen como objetivo la protección de los usuarios más vulnerables (motoristas, ciclistas y peatones).

La siniestralidad se ha reducido en las vías interurbanas (casi un 7 % en 2019), pero en el ámbito urbano se ha incrementado en un porcentaje similar, principalmente en los usuarios vulnerables, que ya superan a los fallecidos en vehículos de cuatro ruedas.

Según enfatizó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, "la experiencia demuestra que la reducción de la velocidad tiene un efecto directo en la siniestralidad, de tal forma que pasar de 50 a 30 km/h disminuye cinco veces el riesgo de fallecer", pero no ralentiza el tráfico urbano.

Satisfacción en los usuarios de dos ruedas

La Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor) ha aplaudido esta modificación del Reglamento General de Circulación de la Dirección General de Tráfico (DGT) con medidas de reducción de las velocidades máximas en el vías urbanas con el objetivo de pacificar el tráfico.

Según su secretario general, José María Riaño, la siniestralidad de los vulnerables en la carretera es necesario abordarla de forma integral y "la pacificación del tráfico en las ciudades es muy importante", ya que estos cambios contribuirán a reducir la gravedad de los siniestros.

Tras la aprobación del anteproyecto de modificación de la Ley de Tráfico, Anesdor también considera relevante el incremento de las sanciones a quienes no usen el casco abrochado y la propuesta de bonificar con puntos del carné la realización de cursos de conducción segura.

"Solo si conseguimos dar valor a la formación continua tras obtener el permiso conseguiremos que los ciudadanos apuesten por mejorar sus aptitudes. Para esto es fundamental la certificación y creemos que el trabajo en esta línea de la DGT dará buenos resultados", añadió Riaño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios