Cementerio de San Fernando

El Ayuntamiento de Sevilla retoma las visitas guiadas a la fosa común de Pico Reja

  • Se realizan dos viernes de cada mes en dos turnos, con un cupo máximo de nueve personas

  • Prosiguen los trabajos de exhumación de los restos de represaliados durante la Guerra Civil y la dictadura franquista

Jna de las visitas guiadas a la fosa común de Pico Reja, en el cementerio de Sevilla.

Jna de las visitas guiadas a la fosa común de Pico Reja, en el cementerio de Sevilla. / Ayuntamiento de Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla, a través del Área de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, ha retomado, con todas las medidas de seguridad sanitarias frente al Covid-19, las visitas guiadas a la Fosa de Pico Reja, ubicada en el Cementerio de San Fernando. El objetivo de estas visitas es dar a conocer los avances en los trabajos de exhumación e identificación de los restos de las personas desaparecidas víctimas de la Guerra Civil y de los represaliados y las represaliadas de la dictadura franquista que se encuentran en esta fosa.

Las visitas están dirigidas especialmente a los familiares, que tienen prioridad a la hora de solicitarlas, así como a personas, colectivos o centros educativos interesados en esta intervención

Las visitas guiadas se realizan dos viernes de cada mes en dos turnos, con un cupo máximo de nueve personas debido a las medidas de seguridad establecidas por la Junta de Andalucía para frenar la propagación de la pandemia originada por el COVID-19. No obstante, las normas establecidas para las visitas podrán ser modificadas en función de las nuevas medidas que establezcan las autoridades sanitarias.

Estas visitas tienen como objeto dar a conocer los trabajos que se están realizando en la fosa y están dirigidas tanto a personas, colectivos o centros educativos interesados en esta intervención y, especialmente a los familiares, que tienen prioridad a la hora de solicitarlo.

La delegada de Igualdad, Educación, Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos, Adela Castaño, ha destacado que “tanto los familiares que llevan décadas esperando para saber si los restos de sus seres queridos se encuentran en esta fosa, como las personas interesadas en conocer los trabajos de cerca pueden solicitar estas visitas. Dentro de la recuperación de la memoria, es fundamental la labor que de difusión sobre el trabajo que se está realizando en Pico Reja”.

Las personas interesadas en realizar la visita pueden solicitarlo a través del correo electrónico oficinamemoriahistorica.aytosevilla@sevilla.org o bien contactando con la Oficina de la Memoria Histórica a través del teléfono 955 472 196, facilitando DNI, nombre y apellido, dirección de correo o teléfono de contacto, así como el motivo por el que desea realizar la visita.

Además de ser la primera fosa común cuya exhumación se acomete en la ciudad de Sevilla, Pico Reja es también la de mayor envergadura que se afronta en el conjunto del país. Con 671,34 metros de longitud (66 más que la dimensión inicialmente barajada por los historiadores) y una profundidad aproximada de cuatro metros, la fosa alcanza los 2.685 metros cúbicos y ella se encontrarían los restos de hasta 1.103 personas, según los historiadores, aunque los trabajos actuales de exhumación, iniciados en enero de 2020 por parte de la empresa especializada Aranzadi –la adjudicataria del contrato municipal–, elevan con creces esta cifra.

Hasta ahora, los trabajos llevados a cabo por Aranzadi han registrado ya enterramientos con indicios claros de violencia como roturas perimortem (en un momento muy cercano a la muerte de la persona), ataduras en las muñecas y orificios de proyectiles. De acuerdo con los hallazgos durante las investigaciones, los enterramientos sin control con cuerpos arrojados sin ningún tipo de respeto y en unas posiciones inverosímiles en esta fosa continuaron después del año 1936, situación que no estaba contemplada en los estudios y trabajos previos. Concretamente, se siguieron produciendo en los años 40 del pasado siglo usando esta misma fosa común y el mismo espacio.

En paralelo, en noviembre pasado los trabajos en Pico Reja marcaron otro hito. Se comenzaron a tomar las muestras de los restos óseos de cada cuerpo –de distintas partes óseas– para ser enviadas al laboratorio de la Universidad de Granada, que se encargará de su identificación genética a través del cruce del ADN extraído del hueso con las muestras biológicas que fueron tomadas en su día a los familiares por los profesionales del Laboratorio Municipal de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios