Los héroes del Salvador que salvaron a la novia de la tormenta Fran Fernández: "Me dijeron que no era capaz de ir, cogí la sombrilla y fui a por la novia"

Fran y José, los protagonistas de este 'simpático' hecho. Fran y José, los protagonistas de este 'simpático' hecho.

Fran y José, los protagonistas de este 'simpático' hecho.

Comentarios 4

Nunca la lluvia cae al gusto de todos. Y menos aún para unos novios. Sin embargo, la tormenta que sorprendió a Sevilla este sábado 7 de septiembre ha terminando ocupando espacio en los medios y en las redes sociales por la heroicidad de unos camareros y no por los daños ocasiones en viviendas, bajos y calles. La lluvia ha venido bien para limpiar la ciudad y regar un poco los campos después de un verano tan seco y se ha convertido en noticia viral.

Los camareros de El Salvador rescatan a una novia del chaparrón

Ocurrió en plena Plaza del Salvador. Un novio esperaba a su pareja en el altar pero ella no podía salir del vehículo en el que se encontraba debido a la incesante agua que caía en ese momento. Dieron vueltas y fueron pacientes pero la tormenta no cesaba. Justo en ese instante apareció Fran, trabajador de la Antigua Bodeguita y José, empleado de la Freiduría El Salvador.

Entre bromas y desafíos surgió historia: Fran no dudó en ir a 'rescatar' a la novia del coche. "Estaba cayendo mucha agua y varios compañeros me comentaron que no era capaz de ir a socorrerla. Me faltó tiempo a ir", relata entre risas Fran a este periódico.

Para darle más 'gracia' al asunto, la sombrilla no pertenecía a la Antigua Bodeguita sino a la Freiduría El Salvador, establecimiento justo al lado del mencionado anteriormente. "Lo más gracioso de esto fue que la sombrilla no era ni de nuestro bar, sino de la freiduría de aquí al lado. Le dije a José que se viniera conmigo y fuimos los dos", recalca entre risas Fran. 

Novios agradecidos

José, trabajador de la Freiduría El Salvador, relata también como fue el momento. "Yo estaba en la terraza y comentaba con los clientes dónde estaría la novia. Entre los dos conseguimos que la novia llegase tranquila y seca al altar. Posteriormente, los novios vinieron un par de veces a agradecer el gesto que tuvimos con ellos". 

Tras el impacto mediático y viral de su improvisada hazaña, los recién casados fueron al bar para agradecer este simpático gesto. No todo el mundo puede decir que el día de su boda entró a la iglesia con una gran sombrilla de bar protegiéndolos de la lluvia.

Y mucho menos que, sin preverlo y desde el más absoluto anonimato, se convirtieron en los novios más compartidos por grupos de whatsapp en ese inesperado fin de semana de septiembre que puso fin a 135 días sin diluviar en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios